EL CABALLO de TROYA IMPERIAL (3/3) por Rashid SHERIF*

“Al imperialismo no se puede confiar ni un tantito así…” Che

Concluimos aquí esta breve serie** iniciada en rechazo a declaraciones repetidas por parte de algunos intelectuales europeos con camuflaje de izquierda, una suerte de caballo de Troya actuando de voceros confusionistas a favor de posiciones y propaganda imperiales desde adentro y fuera de los países del Gran Sur.

En situaciones candentes como en Ucrania, ellos han tratado de presentar los hechos como expresión genuina de una insurrección popular legitima cuando en aquel país el golpe de Estado en marcha apoyado por la OTAN era obvio.
Están claramente alineados con agencias de prensa conocidas por tergiversar hechos y realidades de las luchas de nuestros pueblos, tales como AP, UPI, AFP, Reuters, además de CNN y órganos de prensa escrita burguesa occidental.

En realidad, como se sabe, frente a la lucha continua de los pueblos esas fuerzas imperiales de la OTAN dirigidas por el gobierno de EE.UU remolcando a la vieja Europa –derecha e izquierda confundidas- tratan de llevar a cabo una contraofensiva a gran escala para re-asentar su poderío mundial unipolar hegemónico con vuelta a la guerra fría. Y como queda obvio también, frente a su desastre sistémico económico-financiero, su objetivo estratégico es apoderarse de los recursos naturales mundiales en energía fósil (petróleo y gas), reserva acuífera, minerías, incluso control del Espacio. Como geófago, tratan a la vez agarrarse de puntos estratégicos del globo con la perspectiva de estrechar el cerco alrededor de Rusia y China fragmentando sus márgenes con disidencia prefabricada. Es así como la lectura de los eventos actuales desde Egipto, Túnez, Libia, Siria hasta Venezuela y Ucrania se enmarca en ese intento de rapiña global con alardes y fracasos de un imperio en decadencia acompañado de su apéndice tanto israelí como europeo.

Este imperio cuenta en el terreno con múltiples fuerzas mercenarias locales baratas, elementos fanatizados seudo-religiosos situados en parte del África y Oriente Medio. También cuenta con fuerzas paramilitares fascistas en Ucrania, a la vez infiltra otras tantas desde Colombia en territorio venezolano.

Recordemos que a Venezuela, tierra de Bolívar y Chávez, la tienen rodeada por tierra, aire y mar esperando el momento propicio para su invasión teniendo a una burguesía-comprador vendepatria –la misma del puntofijismo– lista para entregarle recursos del petróleo, gas y otras tantas riquezas del suelo y subsuelo por exportarlas en pocas horas hacia su costa del Texas. Algo así se sigue preparando como un “remake” de la tragedia de Chile con el golpe contra el Presidente Allende. Con aquel crimen, Nixon y Kissinger decían que iban a ganar medio siglo de tranquilidad. Obviamente, los últimos sucesos de violencia callejera fascista en Venezuela no son más que un ensayo imperial para futuros intentos más drásticos aún. Sería sin contar con un pueblo unido, pacífico, con “cohetes morales” como dijera Fidel años atrás, más sin embargo un pueblo necesariamente armado para su autodefensa con espíritu de lucha y de victoria jamás será vencido.

Aquí de nuevo vale señalar el ejemplo de Cuba cuanto más valioso que surgió en medio de la guerra fría, primer territorio libre en la región americana, victima hasta hoy en día de un embargo criminal, país aislado por décadas en su propio entorno geográfico. Mientras la realidad de hoy es muy distinta de aquel entonces por el cambio de época con el surgimiento estimulado también por Cuba de nuevas fuerzas vivas populares y fuertes alianzas en el seno de NuestrAmérica, camino hacia la unidad y la integración surcontinental.

Es así como la lucha continúa de liberación de los pueblos del Gran Sur y el proyecto concomitante de un mundo multipolar para la salvación de la Humanidad son necesariamente luchas de corte antiimperialista en varios frentes para derrotar las conjuras, las fuerzas armadas mercenarias, los agentes políticos locales, los think tank al servicio del imperio, los medios hegemónicos de comunicación y manipulación de opinión sin olvidar, eso sí, a los embusteros voceros emboscados en filas de una izquierda occidental tambaleando.

Desde el Gran Sur a los Gigantes del Este

El plan estratégico de Washington revelado por Westley Clark con fuerzas de la OTAN dirigidas por EE.UU. lanzadas en una guerra global sin fin, se ha estancado ya en Afganistán e Iraq a la vez que ha desmembrado y destruido estos dos países. Lo mismo ocurrió en Libia con la bendición de la ONU, dejando el país a mano de facciones terroristas y otras tribales matándose a diario.

La aventura repetida en Siria a pesar de reducir también gran parte del país piedra sobre piedra ha encontrado una resistencia heroica del pueblo sirio, pueblo antiguo con tradición de lucha contra numerosos invasores además de las fuerzas coloniales francesas.

El intento neocolonial de servirse de la Hermandad Musulmana como caballo de Troya blanqueando su pasado terrorista notorio en Egipto, Túnez y otras partes con el plan imperial de un ‘Islam político” ha fracasado de forma estrepitosa en Egipto. Acto seguido, esta derrota aplaudida en Túnez ha provocado un verdadero trauma en las filas de Enahdha, rama local de los Hermanos Musulmanes. No le quedó más remedio a esa oscura y vendepatria organización que dejar con deshonra el poder usurpado en Túnez, bajo presión constante de la población en su gran mayoría, mujeres y jóvenes al frente, todas capas sociales confundidas del campo a la ciudad, compartiendo la misma indignación y el mismo fervor patriótico.

Dentro de una situación de transición prevista por solo un año, en la espera frustrada de una nueva constitución, Enahdha ha llevado a cabo con desfachatez un verdadero secuestro del poder y un saqueo de los recursos financieros por casi tres años. Ha infiltrado los órganos del Estado para servirse descaradamente y corroerles desde adentro ya que no reconoce ni Estado ni fronteras nacionales. Ha amparado su viejo brazo armado, sus milicias fascistas, protegiendo a los salafistas quienes se han encargado de los crímenes para sembrar miedo y desesperación en la población.

Enahdha tuvo que dejar deshonrosamente el poder no antes de cubrir los asesinatos políticos, los ataques terroristas “jihadistas” los que sembraron muerte en las filas militares, policíacas y entre civiles inocentes. Hasta los órganos del FMI le negaron un préstamo que reclamaban de rodilla, sabiendo aquellos que el país está en casi bancarrota con un déficit del presupuesto de más de diez mil millones de Dinares, todavía sin saber adónde han parado. A esta gente se le ajustarán las cuentas en su debido tiempo.

Asume hoy el relevo por consenso entre partidos políticos, un sexto gobierno transitorio (desde la Intifadha) formado ésta vez por tecnócratas con vista a llevar la lucha contra los terroristas armados islamistas, deshacer las milicias fascistas de Enahdha, anular los nombramientos de gente leal a Enahdha en puestos clave del Estado y preparar las elecciones hacia la segunda república.

A los padrinos de Washington no les había quedado más remedio que soltar a esa despreciable gentuza cavernícola tanto en Egipto como en Túnez y otras partes. Últimamente siguiendo a Egipto, hasta los Saudita y los Emiratos del Golfo –ellos mismos nada inocentes de colusión y crímenes en Siria- declararon a la Hermandad Musulmana (¡con sede en Londres!) organización terrorista. A esta cofradía, solo le queda el apoyo incondicional de Qatar –un mini-emirato artificial sobrecargado con petrodólares (del gas)– para seguir recibiendo en Siria (¡en Túnez también!) fuertes sumas de dinero en contrabando para el pago de armas y sueldos (¡en bancos turcos!) de sus mercenarios.

La ONU surge una y otra vez como instrumento dócil a mano de EE.UU. para encubrir sus crímenes neocoloniales y la fragmentación de Estados-nación tanto en la antigua Yugoslavia, en Afganistán, Iraq, Sudan, Libia, Siria como ahora en Ucrania. Quedan en la mira del imperio varios países más como Argelia e Irán grandes productores mundiales de petróleo. Invadiendo el territorio de éste último país, EE.UU. proyecta acercarse más todavía de forma intimidatoria hacia las márgenes de sus gigantes competidores económicos y militares del Este, Rusia y China, las que están ya rodeadas también por el Pacífico.

Este siglo en su primera mitad es decisivo en cuanto a las luchas de liberación nacional de los pueblos. Desde la segunda mitad del siglo pasado, el pueblo de Cuba sigue dando un ejemplo heroico de una nación indoblegable, decidida cueste lo que cueste a defender su verdadera independencia y su soberanía nacional en las narices a solo 90 millas del imperio más poderoso.

Amenazados con hambre y destrucción, otros pueblos del Gran Sur recogen esta misma bandera de la dignidad. Más aún, frente a la amenaza de desaparición nuclear de la especie humana, el siglo XXI será necesariamente el escenario de la derrota final del mayor poderío imperial decadente, verdadero enemigo de la Humanidad.

* Miembro del Frente Popular. Túnez
Militante Internacionalista
** cf. El Caballo de Troya Imperial 1 & 2
in http://www.shaahidun.wordpress.com

Francotiradores ocultos “copycat” por Rashid SHERIF

El tema de los francotiradores ocultos sigue de gran actualidad, razón por la cual se ofrece de nuevo aquí la lectura revisada de un artículo* .

“Rusia pide investigar rol de francotiradores en disturbios de Ucrania”.
Por: TeleSUR | Viernes, 07/03/2014 09:36 AM
Credito: Aporrea.org
“7 Mar. 2014 – Rusia solicitó hoy a Naciones Unidas la investigación del rol desempeñado por francotiradores en los disturbios que llevaron a la toma del poder por la fuerza en Ucrania.”

*

En el contexto de una discusión amistosa entre varios corresponsales, acaban de enviarme gentilmente un interesante artículo de Eric Draitser** acerca del tema de los francotiradores como tercera fuerza externa oculta en un conflicto abierto sociopolítico con el fin de intensificarlo artificialmente hasta alcanzar el grado de una guerra civil y un caos fuera de control.

Me gustaría ilustrar este fenómeno con algunos puntos por una parte en base al video presentado por el vocero de la guardia nacional egipcia al día siguiente de los últimos sucesos dramáticos de la matanza del lunes en el Cairo. Por otra parte, en base a conflictos similares en los cuales francotiradores habían actuado como tercera fuerza oculta.

Egipto, Venezuela, Túnez, Siria & Ucrania

El portavoz de la guardia nacional egipcia mencionó a francotiradores no identificados que habían disparado a mansalva desde lo alto de edificios alrededor del cuartel. Efectivamente, en el vídeo presentado, el autor de estas líneas había podido entrever furtivos movimientos de personas en lo alto de edificios alrededor de la plaza en el Cairo donde estaban acampando los manifestantes pro-Morsi, partidarios de los Hermanos Musulmanes (HM).

En su artículo, Eric Draitser presenta situaciones donde francotiradores habían jugado un rol decisivo en Tailandia y Siria como tercera fuerza armada oculta o disfrazada de militares, disparando a mansalva contra los dos bandos en conflicto tratando obviamente de agravar la situación al provocar muertes de los dos lados. Además de estos casos de Tailandia y Siria, hay que recordar también hechos similares ocurridos en Caracas durante el intento de golpe de estado contra el Presidente Chávez. Allí también se había denunciado la presencia de francotiradores ocultos disparando desde lo alto de los edificios tanto contra los manifestantes de la derecha golpista como contra los chavistas desarmados, provocando muertos y heridos de los dos lados. El objetivo de los golpistas era activar los ánimos belicosos y provocar esas muertes que estaban ya anunciadas previamente incluso con cifras en el boletín de prensa ¡gravado de antemano por los militares golpistas! Esos muertos eran para achacárselos a Chávez y así tener elementos muy graves para luego poder procesarlo con cargos de crímenes contra la humanidad.
En el caso de la matanza del lunes en el Cairo, pudiera ser que los dirigentes de los HM hayan preparado el asalto al cuartel de la guardia nacional (con piedras, pocas armas de fuego y cocktail molotov) apostando también a francotiradores listos para intensificar el conflicto con previo conocimiento y aprobación de los asaltantes. En tal caso, se puede suponer que estos últimos estaban preparados a sacrificar vidas de una forma u otra. Sin embargo, en el caso contrario en que estos asaltantes no tenían conocimiento previo de la presencia de francotiradores y el doble riesgo que representaban para sus vidas, entonces seria pensar en una trampa sea puesta por los propios dirigentes de los HM (asegurarse el beneficio de mártires), sino una trampa preparada por fuerzas externas ocultas (¿regionales?) para sembrar el caos y la guerra civil acaso como inicio de un plan de desestabilización y de secesión.

Aquí mismo en Túnez, algo similar ocurrió durante la Intifadha entre el 17 de diciembre 2010 y el 14 de enero 2011 el día en que culminó la insurrección popular y huyó el dictador. Durante aquellos días, y precisamente antes y después del 14 de enero, aparecieron de pronto francotiradores ocultos apostados arriba de los edificios. En otros casos no se podía siquiera ubicarlos: estaban ocultos circulando en vehículos como « taxi », « ambulancia » o autos de alquiler. Hasta la fecha, se ha hecho del todo por encubrir estos hechos, incluso hasta negar su existencia. Los HM (Ennahdha) en el poder en los dos últimos años en Túnez se han negado a investigar estos hechos. Dicho de paso, estando al frente del ministerio del interior Ennahdha ha rechazado también las demandas reiteradas del pueblo por sacar a la luz los archivos de la policía secreta y la policía especial presidencial de la época de las dos dictaduras. De hecho, los HM en Túnez como en Egipto han simplemente recuperado el sistema represivo de la dictadura para ponerlo a su servicio, incluyendo a las viejas milicias fascistas del pasado a la cual añadieron además de delincuentes salidos de la cárcel, sus propias milicias armadas salafistas, todos los cuales actúan también como francotiradores.

Este mismo scenario con francotiradores ocultos se había reproducido hace casi tres años en Siria al inicio de la protesta popular pacifica en la localidad de Dherâa, cerca de la frontera sur con Jordania. Estos crímenes ocasionaron varios muertos de ciudadanos inocentes, incluso niños, achacándolos a la fuerza militar lo cual obviamente intensificó el conflicto y facilitó enseguida la invasión preparada de antemano con mercenarios pagados por los Sauditas y Qatar, originarios de países de la región medioriental y de Africa del Norte junto con asesores israelíes y de los servicios de inteligencia tanto europeos como de EEUU.

En los últimos días en Ucrania, francotiradores apostados en los edificios en Kiev alrededor de la plaza ocupada por opositores al gobierno, provocaron muertos y heridos también achacados a las fuerzas militares y la policía. Los mártires producidos no han hecho más que intensificar el conflicto para frustrar el dialogo con negociaciones entre representantes de esa oposición y el gobierno. Aunque éste haya hecho concesiones y aceptado las condiciones de la oposición, el golpe de estado se consumó de toda forma por ser el objetivo estratégico desde el inicio del movimiento de protesta asesorado por fuerzas de la OTAN. Como bien se sabe, precisamente en esos mismos días, se estaba tratando de llevar a cabo una verdadera acción coordinada “copycat” de los eventos de Ucrania para importarlos simultáneamente en Venezuela –en forma de feedback positivo- para fomentar un golpe “suave” de la extrema derecha local guiada por sus amos del Norte revuelto y brutal, como siempre.

¿A quién beneficia el crimen?

La simple pregunta habitual: ¿A quién benefician los crimines de francotiradores? ¿Quién beneficiaría del caos que tratan de provocar (matanzas, guerra civil…)? La respuesta en el caso de Venezuela durante el intento de golpe militar del 2002 era obviamente la derecha, la extrema derecha y sus apoyos yanquis. En Caracas, la investigación arrojó que se había tratado de mercenarios colombianos del para-militarismo contratados por la derecha local e internacional (¿Uribe y la CIA?), tratando de fomentar el golpe de estado contra Chávez. Eso no sería de extrañar ya que otros sucesos posteriores a mano de estos mercenarios colombianos ocurrieron en Venezuela; fueron apresados en gran número y luego beneficiaron de la gracia presidencial de Chávez quien los devolvió a Colombia. Desgraciadamente siguen las mismas amenazas hoy en día contra Venezuela desde el país vecino. Otra tercera parte externa implicada (además de Colombia) en ese intento de golpe de estado fueron gobiernos de Washington (Bush) y de España (Aznar) en mutua coordinación, sus embajadores en Caracas estaban activamente implicados.

En Egipto, tratando de contestar a esa misma pregunta a quién beneficia el crimen de los francotiradores, diría: Descartando a la guardia nacional que no tenía nada que ganar con muertos de los HM, el primer beneficiado (y lo ha demostrado) han sido los propios dirigentes de los HM que siguen alzados en la calle, llamando al « Jihâd » para una guerra civil. Han llevado imágenes mórbidas de sus muertos y heridos en pantallas gigantes en la plaza y por Facebook, enarbolándolos como “trofeos” día y noche para la movilización emocional de sus tropas, acaso ganar alguna simpatía del lado de sus opositores y a los efectos mediáticos para alguna prensa occidental interesada –incluso por parte de una izquierda dudosa- apoyando a los HM. Luego, desde el exterior, serían beneficiadas partes implicadas como Turquía y sobretodo Qatar junto con Israel: un trío infernal.

Insistimos de nuevo aquí acerca del plan diabólico secesionista de este trío, financiado por Qatar para dividir a Egipto, al reclamar los HM un territorio altamente estratégico (el cual costó un guerra en tiempos de Gamal Abdenasser) a la vez verdadero pulmón del país, conformado por el Nilo, el Canal de Suez y las casi únicas tierras fértiles a lo largo de ese rio. O sea, se trata de un territorio altamente estratégico sino vital que se extiende de norte a sur, desde Port Said sobre el mediterráneo, pasando por el Canal de Suez hasta la frontera con el Sudán, entre el Nilo y el Mar rojo, incluyendo la península del Sinaí ya bajo el fuego de la rama más radical de los HM…a dos pasos de Israel: ¡Nada menos!

En cuanto a los sucesos ligados a los francotiradores en Túnez (los que mataron e hirieron cientos de personas), para nosotros el beneficiario del caos ha sido obviamente el dictador él mismo y su régimen con sus apoyos occidentales, por supuesto. También, como tercera parte externa, señalamos el error político monumental del vecino Coronel Gadhafi quién estaba totalmente contrario a la insurrección del pueblo tunecino: lo declaró públicamente, ofreció incluso apoyo militar al régimen y de paso dio una información tendenciosa a Chávez quien entonces no podía entender de inmediato el proceso genuino de insurrección popular pacifico en curso.

Más aún, Gadhafi ordenó luego una concentración de sus tropas fuertemente armadas a nuestras fronteras listas para una invasión del país y así reinstalar al dictador cuya esposa (de origen libio y con estrechos nexos con la familia Gadhafi) había viajado con urgencia a Trípoli para pedir ayuda militar (y de paso, recibió un pasaporte diplomático libio a su nombre, por si acaso…). Semejante ciega acción política y militar provocó en la población tunecina tanta ira e indignación al punto en que facilitó la simpatía reaccional hacia la invasión de la OTAN a Libia y la derrota de Gadhafi. Sin embargo, a la luz de la destrucción de Libia y las altamente negativas repercusiones actuales en Túnez del caos y terrorismo desbordando desde ese país vecino, la opinión pública tunecina termina por rechazar ambos bandos.

El gobierno francés de Sarkozy otra desprestigiada tercera parte en el conflicto, ofreció abiertamente -como se sabe- enviar tropas anti-motines especiales para socavar el movimiento insurreccional en Túnez. Pero no pensamos que ese gobierno haya fomentado de una forma u otra la acción de los francotiradores los cuales si no formaban parte de la “camisas negras”, una sección especial dirigida y controlada directamente desde el palacio Presidencial, obedecían a intereses foráneos. Se esperaba con el terror de los francotiradores y la matanza por parte de la policía provocar un caos tal como para que el pueblo insurrecto recapacite dando preferencia a la « paz » y el « orden » de la dictadura. En realidad, cuanto más ciudadan@s fueron asesinad@s por la policía y los francotiradores, más se intensificó la movilización del pueblo pacífico en las calles con mujeres y jóvenes al frente.

En definitiva, el frecuente recurso a fuerza oculta de francotiradores para sembrar un terror mayor e intensificar el conflicto entre dos bandos pudiera ser fomentado por una de las dos partes como también por intereses foráneos a nivel regional o internacional. A la vez pudiera ser una fuerza oculta actuando por cuenta propia o en complicidad con una de las dos partes en conflicto para sembrar un caos fuera de control. Semejante plan sigue en aplicación en estos días y no se descarta su uso repetidos en países del Gran Sur puestos en la mira de las fuerzas imperiales.
_________________________________________________________________
*Fuente: Primera versión del artículo fue publicada el 18 de Julio 2013 in Blog: http://www.shaahidun.wordpress.com

** Referencia del artículo de Eric Draitser: Fomentar la guerra civil en Egipto
Por Eric Draitser
Global Research, 11 de julio 2013
StopImperialism.com

EL CABALLO de TROYA IMPERIAL (2) Por Rashid SHERIF

Eso decimos, SEGUNDA PARTE DEL ARTICULO ACERCA DE LAS HEROICAS LUCHAS DE LOS PUEBLOS EN EL NORTE DE ÁFRICA, ORIENTE MEDIO Y LA MANIPULACIÓN DE LA INFORMACIÓN ACERCA DE LAS MISMAS POR PARTE DE SECTORES DE LA IZQUIERDA OCCIDENTAL. ESTOS NO HAN DEJADO DE DEFENDER LA INTERVENCIÓN DE LA OTAN DIRECTA EN LIBIA, ENCUBIERTA EN SIRIA, ASÍ COMO LEGITIMAR EL PODER DE LOS HERMANOS MUSULMANES, USURPADORES EN EGIPTO Y EN TUNEZ.

*
Decíamos con claridad que no ha habido ninguna revolución, ni árabe, ni de primavera ni de otra estación, tampoco la del jazmín como lo siguen repitiendo con superficialidad corifeos de una prensa occidental pagada por potencias y financieros foráneos.

Como es sabido, lo cierto es que arrancó desde Túnez a mitad de enero 2011 una insurrección popular pacifica y victoriosa pronto seguida en el Norte de África con triunfo en Egipto pero fue frustrada en Marruecos y también más allá en Yemen y Bahrein, dos países del Oriente Medio. Ese gigantesco movimiento popular sin partidos ni guía al frente tomó por sorpresa al mundo, en particular Occidente. No así Washington e Israel con sus conocidos preparativos desde finales de siglo para emprender su proyecto neocolonial con el despliegue de sus fuerzas invasoras e intervencionistas para re-diseñar lo que llamaron el “Nuevo Gran Oriente Medio”, empezando ya con la invasión de Afganistán e Iraq. Ellos estaban listos para recuperar y desviar hacia su beneficio los logros de estos pueblos insurrectos. Más aún, muy rápidamente se aprovecharon del legitimo descontento local de poblaciones en Libia y Siria para intervenir directamente en el primero, indirectamente en el segundo, con fuerzas masivas mercenarias encubriendo sus crimines bajo el pastiche de “revolución” dentro de ese mismo contexto insurreccional regional creado en Túnez. Su caballo de Troya en todos estos países sigue siendo la Cofradía de los Hermanos Musulmanes con su cortejo de milicias fascistas y tropas mercenarias armadas.

Tanto durante los bombardeos de la OTAN contra el territorio de Libia como hasta hoy con las agresiones contra Siria, dos países soberanos, elementos de la izquierda europea y en los EE.UU., y por supuesto a través de los monopolios de medios de comunicación occidentales, le hacen la pregunta a cualquiera que se opone a estos crimines diciendo: ¿Es Ud. a favor o en contra del dictador? Pregunta tramposa, cínica y de mala fe. Los objetivos estratégicos de las fuerzas intervencionistas nada tienen que ver con ayudar a los pueblos derrocar dictaduras. Primero, los dictadores en países del sur fueron y siguen siendo criaturas de las propias fuerzas imperiales coloniales y neocoloniales: los Duvalier, Batista, Somoza, Strossner, Pinochet, Suharto, Marcos, Chah de Irán, Mobutu, Ben Ali, Mubarak y tantos otros dictadores pasados y actuales. Acordémonos de Nixon cuyo ministro calificó Mobutu de “s.o.b.” (h.de p.), le contestó: “¡Pero es NUESTRO h. de p.!”. Luego, cuando esos títeres a la vez tiranos se desgastan con el tiempo, sus amos entonces los reponen en cambio por otros no por la supuesta “democracia” made in USA.

Como ya dicho, en las regiones que nos ocupan del Norte de África y Oriente Medio, el recambio de títeres –conservando todavía por ahora algunos autócratas como los Saudita y los del Golfo– se ha adjudicado a la Cofradía de los Hermanos Musulmanes. La propaganda masiva de los medios occidentales a favor de un ‘Islam político” –producto del nuevo proyecto imperial en regiones estratégicas por sus riquezas en hidrocarburos y en función del proyecto expansionista sionista–, esa propaganda cuenta, vale recalcarlo, con una quinta columna, plumíferos de la izquierda blanda occidental. A ver si pueden ocupar mejor sus talentos en desenredar los devastadores problemas internos de sus países en decadencia.

En breve, trataremos esbozar aunque en parte (y en la próxima entrega) elementos de la nueva tragedia –ocultada por los monopolios informativos- que acontece en nuestros países. Nos hallamos en situaciones peores aún a raíz del nuevo intervencionismo imperial. En plena convergencia con esas fuerzas, sus vasallos de servicio, haciendo uso del Islam como negocio propio, han provocado deliberadamente catástrofes de altas proporciones en los dos últimos años con el fin de debilitar hasta destruir los Estados nacionales actuales.

En Libia

Que haya habido serio descontento por el desigual reparto de la renta petrolera y demás motivos socio-políticos, era asunto interno de los libios. Dicho de paso, de esas riquezas se benefició incluso un candidato presidencial francés para su campaña electoral. Luego una vez en el poder, conspiró y juntó sus fuerzas militares en contra de su generoso donador hasta ocasionarle muerte por tortura y deshonroso linchamiento público. En el terreno, los aliados de la OTAN con su títere del Qatar trajeron a Libia en sus aviones a los mercenarios del Qaeda. En Afganistán, eran inicialmente pura criatura de la CIA en su lucha contra de la URSS, luego pasaron a ser sus enemigos catalogados como terroristas en el propio Afganistán y en Iraq. Más tarde, los cortejaron y los usaron como carne de cañón en Bosnia para fragmentar a Yugoslavia; finalmente les sirven de nuevo en Libia y ahora en Siria. Sin duda, se trata del mercenario a sueldo más tonto, más brutal y más barato de la historia.

Hoy Libia es un territorio devastado, entregado al salvajismo más increíble, un Estado destruido, un pueblo disperso en simili-tribus con múltiples subdivisiones como aruchâat (plural de “arch”, significa “clan”). Allí reinan un sinnúmero de milicias seudo-islamistas y de otras tendencias fuertemente armadas: roban, secuestran, violan a mujeres, a hombres y niños, asesinan a mansalva, atentan con bombas, llevan a cabo caserías de tipo Ku-Klux-Klan en contra de trabajadores foráneos provenientes de la franja sureña del Sahel: Chad, Níger, Nigeria y Mali. Los van buscando por color de piel, los arrestan, los encierran en sitios secretos, los torturan y los matan. Consideran que no son dignos de recibir sepultura para no “contaminar” la tierra libia. Por eso queman sus cadáveres. Gozan de impunidad absoluta.

En tanto como Venezuela, Libia posee en su subsuelo una de las mayores reservas mundiales de petróleo crudo y la segunda mayor reserva acuífera del mundo, riquezas naturales hoy en manos de consorcios occidentales, bajo vigilancia de los marines yanquis. Para desgracia de sus vecinos, egipcios y tunecinos, los libios se sustentan de forma a la vez parasitaria y criminal en ciertos casos como se da a través del mayor contrabando jamás visto, armas de guerra de todo tipo contra productos del mercado provenientes de estos dos países. Infiltran pues armas sofisticadas para uso de los “jihadistas” de nueva tinta en Túnez. Con el pago, se llevan productos comestibles de toda índole, incluyendo el agua, animales vivos, gasolina, así como camiones con fosfato y materiales de construcción. Por supuesto, particularmente en Túnez, esta situación ha creado un desabastecimiento brutal crítico.

Con todo, durante el bombardeo a Libia, se habían refugiado en nuestro país más de millón y medio de familias libias, trabajadores de varios países africanos y asiáticos. Gran parte de las familias libias fueron atendidas con calor solidario en casas particulares y sin condiciones. Unos seiscientos mil ciudadanos libios siguen viviendo aquí sin idea de regresar a su país. Más familias andan dispersas por otras latitudes, habiendo perdido sus seres queridos y bienes materiales. Todavía no se conoce a cabalidad el número de muertos, desaparecidos al igual que los heridos tanto durante los bombardeos como por la violencia criminal y política desatada hasta hoy en día en el país vecino.

Difícil no asociar como en una terrible pesadilla la tragedia del pueblo libio – víctima de la rapiña salvaje imperial por su gran riqueza natural- y la Patria de Bolívar y Chávez –siendo la mayor reserva mundial certificada de hidrocarburos, gas y un alto potencial de muchas otras riquezas naturales– a la hora en que nos llegan esas disonante y altamente preocupante noticias desde Caracas hablando de otro intento más de golpe de Estado con la mano peluda metida y obvia del “vecino del Norte revuelto y brutal que nos desprecia” –como bien acertaba nuestro José Martí quien también asociaba Patria con Humanidad.

(Continúa tercera parte…)

EL CABALLO de TROYA IMPERIAL (1) Por Rashid SHERIF

ESTE BREVE ESCRITO SURGE A RAÍZ DE UN INTERCAMBIO DE MENSAJES ENTRE EL DOCTOR RASHID SHERIF, PSIQUIATRA TUNECINO, MIEMBRO DEL FRENTE POPULAR, Y LA COMPAÑERA PURIFICACION GONZALES DE LA BLANCA (Ojos para la Paz), ACERCA DE TEMAS RELACIONADOS CON LA LUCHA DE LOS PUEBLOS EN EL NORTE DE ÁFRICA, ORIENTE MEDIO Y LA MANIPULACIÓN DE ESTOS TEMAS POR PARTE DE ALGUNOS SECTORES DE LA IZQUIERDA EUROPEA. ¡ESTAMOS EN PLENA BATALLA DE LAS IDEAS!

“No ha habido ni revolución ni primaveras árabes »… “Hay que darle duro a esa franja de sinvergüenzas izquierdistas de pacotilla europeos…y hasta algunos en los EE.UU. »
***

De entrada, seguimos adelante destapando la mistificación mantenida por parte de medios de comunicación occidentales, por algunos personeros intelectualoïde europeos y acaso órganos de inteligencia USA, los que todavía califican los eventos a punto de partida de Túnez como “Revolución del Jazmín”, “Primavera Árabe”, “Despertar del Oriente Medio”, en vez de usar nuestra apelación propia de los acontecimientos como Intifadha’t al Karama o Insurrección de la Dignidad. Esas tonterías seudo-románticas tienen por objetivo encubrir la verdadera cara de los hechos con protagonismo popular, llegando por colmo hasta atribuirse Washington la paternidad de los eventos históricos.

Eso dicen

Acto seguido, aquellas voces occidentales han ido hasta otorgar letras de nobleza a un movimiento terrorista que hace negocio del Islam para asentar su poder oscurantista y reaccionario, conocidos agentes del imperialismo, los Hermanos Musulmanes con su rama en Túnez, Enahdha. Sus padrinos en Londres y Washington los han “lavado” de su pasado sangriento para presentarlos como moneda de recambio a las dictaduras, gente piadosa, moral, la mejor elección para pueblos que han derribado con valor y sacrificio a verdugos, criaturas de ese mismo imperio hoy con máscara de “salvador”.

Noah Feldman, miembro del Council on Foreign Relations en Washington, jurista, investigador académico en temas del Islam, también militante sionista, ha elaborado la plataforma teórico-política del llamado “Islam político” para la nueva estrategia USA de re colonización del África y Oriente Medio. Estuvo muy activo en el propio terreno en Afganistán e Iraq donde intervino directamente en la redacción de la nueva Carta Magna de estos países antes de llegar con el mismo propósito a Túnez –como asesor de Enahdha-, presente físicamente bajo la cúpula de la Asamblea Nacional Constituyente donde fue abucheado, denunciado públicamente, forzándolo a esconderse.

Tras la propaganda USA, su vagón de cola europeo no ha dejado con plumíferos y seudo-intelectuales de izquierda de difundir y embellecer la nueva estrategia imperial en nuestras regiones. Entre este contingente del Caballo de Troya imperial, se encuentra en Túnez un triste personaje que pretende ser residente de este país africano. Se pasea por Europa, América del Sur y Caribe donde tiene en particular puertas abiertas en revistas y eventos, en Venezuela y en Cuba. No hace mucho tiempo, en pleno Congreso de los Intelectuales en La Habana, se abochornó frente a Fidel quien, alerta y curioso como siempre, le hizo una pregunta sencilla acerca de la producción del fosfato en Túnez, mundialmente famoso por su alta calidad. ¡Aquel personaje ibérico se plantó!

Si estuviera invitado allá o en otra parte por su hipotética conexión con Túnez (¡donde la vida con Euros para los extranjeros es tan fácil!), sería por lo menos una falta de decencia y abuso de credenciales. Lo mismo ocurre con los llamados “orientalistas” europeos, mitad académicos, mitad impostores, mitad informantes. Con todo, éste señorito sigue adelante sin sentido del ridículo sacando artículos, dando conferencias y entrevistas, considerado en algunos círculos “experto” en asuntos de Túnez y Oriente Medio. Pretende que los “islamistas” en el poder en Túnez constituyen una “necesidad histórica”. El verano pasado cuando el pueblo se lanzó en una nueva ofensiva de rebeldía en contra del gobierno de Enahdha (el cual cayó ahora finalmente), a raíz de los asesinatos políticos repetidos, éste señorito ibérico que se toma muy en serio declaró ser “muy preocupado” por el futuro del país. Era en el momento preciso en que los más preocupados por su futuro no son los tunecinos sino los propios “islamistas” cada día más rechazados por gran parte del pueblo y hasta odiados tanto en Egipto como en Túnez y otras partes.

Que alguna denominación de la izquierda europea esté faltando a un sentido elemental de solidaridad, aunque formal, hacia nuestros intereses patrióticos legítimos, no es ni nuevo ni extraño. Somos parte de pueblos antiguos y nuestra memoria es larga. Basta recordar el vergonzoso papel de la izquierda francesa –salvo excepciones individuales honrosas- durante la guerra que su país desató por siete sangrientos años en contra del pueblo argelino al precio de más de un millón de muertos y más del doble como discapacitados. Por esconderse detrás de un nacionalismo reaccionario y colonial francés, por su cobardía política frente a su gobierno criminal, esa izquierda y sus extremos, de corte social-demócrata más que nada, calificada entonces por Sartre como “los duros de los duros de la izquierda blanda”, fue denunciada también en varias ocasiones por Frantz Fanon en el periódico de la resistencia argelina, “El Mujahid”.

No me voy a extender hablando además de ese amanerado “dandi”, francesito alias “filósofo”, fascistoide sionista, un mercenario en suma, por el papel desempeñado en la tragedia del pueblo de Libia y los dividendos financieros que saca, pasando en estos días a prestar sus servicios en Ucrania. Se observa una suerte de convergencia vergonzosa entre izquierda y derecha en el viejo continente europeo, cola del imperio, en coalición contra los pueblos del Gran Sur Tricontinental, hoy con el símbolo mano en mano entre Obama y Hollande.

Definitivamente: ¡Hay que darle duro a esa franja de sinvergüenzas izquierdistas de pacotilla europeos y demás aventureros…y hasta algunos en los EE.UU!

(Continúa (2): “Eso Decimos…”)