Declaración de la Asamblea de movimientos sociales, Porto Alegre (RS), Brasil. Enero 2012

Nosotros, pueblos de todos los continentes, reunidos en la Asamblea de movimientos sociales durante el Foro Social temático Crisis capitalista, Justicia social y ambiental, luchamos contra las causas de una crisis sistémica que se expresa en una crisis económica, financiera, política, alimentaria y ambiental, colocando en riesgo la propia sobrevivencia de la humanidad. La descolonización de los pueblos oprimidos y el enfrentamiento al imperialismo es el principal desafío de los movimientos sociales de todo el mundo.
En este espacio nos reunimos desde nuestra diversidad, para construir juntos agendas y acciones comunes contra el capitalismo, el patriarcado, el racismo y todo tipo de discriminación y explotación. Por eso, reafirmamos nuestros ejes comunes de lucha, adoptados en nuestra Asamblea en Dakar, en 2011.
Lucha contra las transnacionales
Lucha por la justicia climática y por la soberanía alimentaria
Lucha por la eliminación de la violencia a la mujer
Lucha por la paz, contra la guerra, el colonialismo, las ocupaciones y la militarización de nuestros territorios.
Los pueblos de todo el mundo sufren hoy los efectos del agravamiento de una profunda crisis del capitalismo, en la cual sus agentes (bancos, transnacionales, conglomerados mediáticos, instituciones internacionales y gobiernos a su servicio) buscan potenciar sus beneficios a costa de una política intervencionista y neocolonialista. Guerras, ocupaciones militares, tratados neoliberales de libre comercio y “medidas de austeridad” expresadas en paquetes económicos que privatizan bienes, rebajan salarios, reducen derechos, multiplican el desempleo y explotan recursos naturales. Estas políticas afectan con intensidad a los países más ricos del Norte, aumentan las migraciones, los desplazamientos forzados, los desalojos, el endeudamiento, y las desigualdades sociales.
La lógica excluyente de este modelo sirve solamente para enriquecer a una pequeña élite, tanto en los países del Norte como en los del Sur, en detrimento de la gran mayoría de la población. La defensa de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, la justicia económica, ambiental y de género, son la llave para el enfrentamiento y la superación de la crisis, fortaleciendo el protagonismo de un Estado libre de las corporaciones y al servicio de los pueblos.
El calentamiento global es el resultado del sistema capitalista de producción distribución y consumo. Las transnacionales, las instituciones financieras, los gobiernos y organismos internacionales a su servicio, no quieren reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Ahora intentan imponernos la “economía verde” como solución para la crisis ambiental y alimentaria, lo que además de agravar el problema, resulta en la mercantilización, privatización y financiarización de la vida. Rechazamos todas las falsas soluciones para esas crisis, como los agro-combustibles transgénicos, la geo-ingeniería y los mercados de carbono, que son nuevos disfraces del sistema.
La realización de Río+20, en el mes de junio en Río de Janeiro, pasados 20 años de la Eco ’92, refuerza la centralidad de la lucha por justicia ambiental en oposición al modelo de desarrollo capitalista. El intento de “enverdecimiento” del capitalismo, acompañado por la imposición de nuevos instrumentos de la “economía verde”, es una alerta para que los movimientos sociales reforcemos la resistencia y asumamos el protagonismo en la construcción de verdaderas alternativas a la crisis.
Denunciamos la violencia contra la mujer ejercida regularmente como herramienta de control de sus vidas y sus cuerpos. Además, el aumento de la explotación de su trabajo para atenuar los impactos de la crisis y mantener el margen de ganancia constante de las empresas. Luchamos contra el tráfico de mujeres y de niños, las relaciones forzadas y el prejuicio racial. Defendemos la diversidad sexual, el derecho a la autodeterminación de género y luchamos contra la homofobia y la violencia sexista.
Las potencias imperialistas utilizan bases militares extranjeras para fomentar conflictos, controlar y saquear los recursos naturales y promover dictaduras en varios países. Denunciamos el falso discurso en defensa de los derechos humanos, que muchas veces justifica las ocupaciones militares. Nos manifestamos contra la permanente violación de los derechos humanos y democráticos en Honduras, especialmente en el Bajo Aguán, el asesinato de sindicalistas y luchadores sociales en Colombia y el criminal bloqueo a Cuba que completa 50 años. Luchamos por la liberación de los 5 cubanos presos ilegalmente en los Estados Unidos, la ocupación ilegal de las Islas Malvinas por Inglaterra, las torturas y las ocupaciones militares promovidas por los Estados Unidos y la OTAN en Libia y Afganistán. Denunciamos el proceso de neo-colonización y militarización que vive el continente africano y la presencia de la Africom. Nuestra lucha es también por la eliminación de todas las armas nucleares y contra la OTAN.
Expresamos nuestra solidaridad con las luchas de los pueblos del mundo contra la lógica depredadora y neocolonial de las industrias extractivas y mineras transnacionales, en particular, con la lucha del pueblo de Famatina en Argentina, y denunciamos la criminalización de los movimientos sociales.
El capitalismo destruyó la vida de las personas. Por eso, cada día nacen múltiples luchas por justicia social para eliminar los efectos dejados por el colonialismo y para que todos y todas tengamos una calidad de vida digna. Cada una de estas luchas implica una batalla de ideas que hace imprescindible acciones por la democratización de los medios de comunicación, controlados hoy por grandes conglomerados, y contra el control privado de la propiedad intelectual. Al mismo tiempo exige el desarrollo de una comunicación independiente que acompañe estratégicamente nuestros procesos.
Comprometidos con nuestras luchas históricas, defendemos el trabajo decente y la reforma agraria como único camino para impulsar la economía familiar, campesina e indígena, y un paso central para alcanzar la soberanía alimentaria y la justicia ambiental. Reafirmamos nuestro compromiso con la lucha por la reforma urbana como instrumento fundamental en la construcción de ciudades justas y con espacios participativos y democráticos. Defendemos la construcción de otra integración, fundamentada en la lógica de la solidaridad, y el fortalecimiento de procesos como la UNASUR y la ALBA.

La lucha por el fortalecimiento de la educación, ciencia y tecnologías públicas al servicio de los pueblos, así como la defensa de los saberes tradicionales, se vuelven urgentes una vez que persiste su mercantilización y privatización. Manifestamos nuestra solidaridad y apoyo a los estudiantes chilenos, colombianos portorriqueños y de todo el mundo, que continúan en marcha en la defensa de estos bienes comunes.
Afirmamos que los pueblos no deben continuar pagando por esta crisis y que no hay salida dentro del sistema capitalista!
Se encuentran en la agenda grandes desafíos que exigen que articulemos nuestras luchas y que movilicemos masivamente.
Inspirados en la historia de nuestras luchas y en la fuerza renovadora de movimientos como la Primavera Árabe, Ocuppy Wall Street, los indignados y la lucha de los estudiantes chilenos, la Asamblea de los Movimientos Sociales convoca a las fuerzas y actores populares de todos los países a desarrollar acciones de movilización coordinadas a nivel mundial. Debemos contribuir a la emancipación y auto-determinación de nuestros pueblos, reforzando la lucha contra el capitalismo.
Convocamos a todas y todos a fortalecer el Encuentro internacional de derechos humanos en Solidaridad con Honduras y a construir el Foro social Palestina Libre, reforzando el Movimiento global de boicot, desinversiones y sanciones contra el Estado de Israel y su política de apartheid contra el pueblo palestino.
Tomemos las calles a partir del día 5 de junio en una gran jornada de movilización global contra el capitalismo. Convocamos a impulsar la Cumbre de los Pueblos por justicia social y ambiental, contra la mercantilización de la vida y en defensa de los bienes comunes, frente a la Rio+20.
Si el presente es de lucha el futuro es nuestro!
Porto Alegre, 28 de enero de 2012
Asamblea de los Movimientos Sociales

Tunisia and Egypt One Year On by ESAM AL-AMIN

January 25 marked the one-year anniversary of the inception of Egypt’s revolution against the dictatorship of the Mubarak regime, eleven days after the success of the Tunisian revolution, when its former president Ben Ali fled the country. Within weeks of the brisk success of these two revolutions (28 days for Tunisia and 18 days in the case of Egypt), the Arab peoples across the region launched their own simultaneous revolts to rid themselves of their decades-long dictatorships, especially in Libya, Yemen, Syria, and Bahrain.
So what is the current status of the Arab Spring? And what are the likely scenarios?
In late October, nearly ninety percent of Tunisians cast their votes in historic democratic elections. With an impressive victory, the Islamist Ennahdha party received the largest share of votes (42 per cent). It not only displayed the discipline of a political party with sophisticated machinery, but it also demonstrated sensitivity to the concerns of the public, as half of its elected officials were women, thus shattering the myth of being an anti-women party by virtue of its religious affiliation.
Furthermore, it was able to form a coalition with the leftist-leaning and nationalist-liberal parties. The three blocs claimed the top three positions in government, with the General Secretary of Ennahdha, Hamadi Jebali becoming the head of government or Prime Minister, while the other two junior partners occupying the seats of head of state and speaker of parliament, respectively.
The biggest losers of the elections were the secularist, anti-religion parties as well as the remnants of the Ben Ali regime. It was clear that the public voted for an alliance between parties that preserved the Arab and Muslim identity of society, and respected the principles of democratic governance, political pluralism and civil and human rights. The major task of this elected body was to write a new, modern, and democratic constitution for Tunisia and then call for new elections within a year. But the government immediately devoted most of its energy and resources to the pressing economic problems such as unemployment and the deteriorating infrastructure, rebuilding the security apparatus, and reforming the judicial branch to become truly independent.
Many of the critics, including former Prime Minister Al-Baji Qaid Al-Sibsi criticized the elected assembly and government for not speeding up the process of writing the new constitution and holding new elections. The government, on the other hand, insisted that it could not ignore the pressing needs of the people while embarking on writing the new constitution.
The likely scenario for the Tunisian revolution is that a new constitution will be written and offered as a referendum in the fall, followed by new parliamentary elections at the end of the year. If the current government is able to lessen the economic hardships on the poor and the middle class, reform the security agencies and the judiciary as promised, then Ennahdha may not only repeat its victory but is likely to further consolidate its gains.
Likewise, the triumph of the Egyptian revolution was not only historic but also swift and stunning. Once Mubarak was deposed, the Supreme Council of the Armed Forces (SCAF) took over and promised sweeping reforms. But throughout the year, the revolutionary youth learned that their objectives were achieved only by taking their demands to the streets. For instance, the trial of Mubarak, his sons, and the corrupt elite of the former regime did not take place until millions of Egyptians returned to Tahrir Square. Even then, the corrupt figures of the old regime were tried on minor criminal charges (taking bribes or technical misuse of authority) rather than the gross political corruption and constitutional violations they committed with impunity for decades.
The unity displayed during the eighteen revolutionary days in Tahrir and across the country had quickly dissipated because of ideological differences, Islamic on one hand and liberal-secular on the other. Throughout last summer and fall, the debate was centered on the future nature of the state in the new constitution. Although everyone agreed that the state would be civil, the dispute focused on the role of Islam in the state. In contrast to the others, Islamic parties called for Islamic law to be the main frame of reference in all legislative matters.
Ultimately, this debate was settled with the new elections for the Peoples’ Assembly. Held over three stages over a period of nine weeks (between the end of November and mid-January), an unprecedented 62 percent of eligible Egyptian voters, or over 27 million people, went to the polls. The Islamic parties won big, with almost 73 per cent of the seats by the end of the vote. Out of 508 seats, the Freedom and Justice Party (FJP is the political wing of the pragmatist Muslim Brotherhood Movement) won 235 seats (including 22 seats to its junior partners in the Democratic Alliance), the Salafist-literalist party, Al-Noor, and its Islamic Alliance won 123 seats, and 10 seats went to Al-Wasat, a more moderate Islamic party. Meanwhile the liberal and secular parties received 99 seats (liberal parties Al-Wafd, and the Egyptian bloc received 42 and 33 respectively, while other leftist or centrist parties got 14), former regime remnants received 13, and independents won 28 seats.
Predictably, the Egyptian electorate voted overwhelmingly for the Islamist parties. But, surprisingly, they elected not just moderate and pragmatist elements, but the more conservative groups gained almost 25 percent of the seats. As in Tunisia, the biggest losers were the remnants of the former regime and the hard-line secular parties. Quickly the FJP formed a tactical alliance with Al-Noor and the liberal Al-Wafd (together, they hold 400 out of the 508 seats) electing as speaker of parliament FJP General Secretary Mohammad Saad Katatni, as well as two deputies, one from each of the other partners in the alliance.
The first act of parliament was to promise to launch full investigations into the former regime’s crackdown on the revolution in its early days, during which more than 800 people were killed. It also promised full accountability of the current government appointed and controlled by SCAF. Meanwhile, the revolutionary youth took back to the streets demanding the end of military rule. Although the youth received only nine seats in the elections under the party name “The Revolution Continues,” many of the revolution’s objectives would not have been achieved without the sacrifices of the revolutionary youth and their persistence throughout the year to challenge SCAF’s authority, even if other more disciplined and organized political parties reaped the benefits.
After the elections the FJP announced that it will not contest the authority of SCAF and would not demand to immediately form the government. Rather, the party said it would stick to the timetable determined by SCAF, to hold the presidential elections in June. FJP also vowed to keep its promise of not offering a presidential candidate or even supporting an Islamist candidate in the election, which supposedly would mark the end of military rule. Many liberals, secularists and leftists fear that FJP and the Muslim Brotherhood (MB), could make a deal with SCAF at the expense of the prime objective of the revolution, namely establishing a democratic, civilian, and transparent government. In short, they are fearful that the entrenched military presence in the economy (over 40 per cent control) and its political (behind the scenes) interference in state affairs will be preserved in return for the military granting permission to the FJP to rule.
During his visit to Egypt during the elections, former President Jimmy Carter expressed these sentiments, saying that he doubted that SCAF would transfer power to a civilian rule. Meanwhile, FJP denies that there are any secret deals with the military. Rather it vowed that it would demand to form the next government after the presidential elections, and that it would seek the widest possible national unity government.
But perhaps the main battle will be in the formation of the committee of 100 that will write the future constitution of Egypt. According to a previous constitutional declaration, the elected members of parliament are supposed to select this committee. However, secularist forces are fearful that with an overwhelming majority of elected Islamists in parliament, they would be effectively shut out. Meanwhile, the MB/FJP continue to give assurances that no group will be excluded.
It is clear from the elections results in Tunisia and Egypt that the public wanted a complete break from the previous dictatorial regimes, and placed its confidence in established Islamic parties (which for decades were the major rivals of the deposed regimes). Nevertheless, there are stark differences between both experiments.
In the case of Tunisia (at 11 million people, it is less than one seventh of the Egyptian population of 82 million), a comfortable alliance has taken shape between the moderate Islamic movement and the liberal-leftist-religious-friendly parties. On the other hand, in the Egyptian scene, the Islamists (moderate and conservative) received a much bigger piece of the pie, and the liberal and secular forces are nervous and skeptical. In Tunisia, the military has withdrawn from political life for the most part, while in Egypt the military is still in control and demands to have a large, if not dominant role, behind the scenes going forward.
Further, Tunisian society, which is 99 percent Muslim, is more homogeneous and women were elected to over 40 percent of parliament. In Egypt, Christians comprise 8-10 percent of society, feel discriminated against and very apprehensive about the role of religion in public and political life. Meanwhile, Egyptian women, although very prominent during the revolution, were elected to only 2 percent of parliament. In Tunisia, the Islamic movement claims to have developed its philosophical doctrine to be completely in harmony with democratic principles and governance. In Egypt, the Islamic parties struggle to harmonize their understanding of what democracy means and promise to develop their own model that will be compatible with their ideology and understanding of Islam on the one hand and democracy with its grandiose promise of personal freedoms on the other.
Tunisia is considered a minor country in the Arab-Israeli conflict or the ensuing Iranian-Western confrontation, with minimal demands asked of it from international powers led by the United States. On the other hand, Egypt is a major country in the region with respect to both conflicts, and has maintained a peace treaty (although very cold) with Israel. It has also been historically applying tremendous pressure on the Palestinians (both the Palestinian Authority and the resistance movements) succumbing to American and Israeli pressures. The behavior of the future government of Egypt towards these international conflicts will determine not only its relationship with major powers in the world as well as international financial institutions, but also its future relationships with regional pro-Western countries such as Saudi Arabia, Kuwait, and the United Arab Emirates, which it desperately needs for investments and economic development.
In short, Tunisia promises a much smoother transition to a more stable society and democratically functioning system than Egypt. But with the cautious moves of the FJP and other Islamic parties, Egypt’s future also appears to be heading towards steady though slow progress, and following a promising yet challenging path. However, it’s important to keep in mind that all these significant changes in both countries are taking place while severe economic problems and hardships are mounting, and as they struggle against enormous foreign interference and external pressures.
Esam Al-Amin can be reached at alamin1919@gmail.com

Joseph E. Stiglitz. Los peligros de 2012

Los peligros de 2012
Joseph E. Stiglitz
Al-Jazeera

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

El año 2011 se recordará como el momento en el que muchos ciudadanos estadounidenses, siempre optimistas, comenzaron a abandonar toda esperanza. El presidente John F. Kennedy dijo una vez que una marea ascendiente hace subir todos los botes. Pero ahora, en la marea descendiente, los que están en EE.UU. comienzan a ver no solo que los que tienen mástiles más altos han subido más todavía, sino también que después muchos de los botes pequeños han resultado despedazados.

En ese breve momento, cuando la marea ascendiente todavía iba creciendo, millones de personas creyeron que tendrían una buena probabilidad de realizar el “Sueño Estadounidense”. Ahora esos sueños siguen disminuyendo. En 2011, los ahorros de los que habían perdido sus empleos en 2008 o 2009 se gastaron. Los cheques del desempleo se acabaron. Los titulares que anunciaban nuevos empleos –todavía insuficientes para corresponder a la cantidad de los que normalmente se hubieran sumado a la fuerza laboral– tenían poco significado para los de 50 años, con pocas esperanzas de volver a encontrar un puesto de trabajo.

Por cierto, las personas de mediana edad que pensaban que sólo estarían desempleados unos meses ahora se dan cuenta de que en realidad los jubilaron a la fuerza. Los jóvenes que se graduaron en las universidades gracias a miles de dólares de deuda educacional no pueden encontrar empleo. La gente que se había mudado a casas de amigos y parientes ahora carece de vivienda. Las casas compradas durante el auge de la propiedad todavía están en el mercado o se han vendido con pérdidas. Más de siete millones de familias en EE.UU. han perdido sus casas.

Las lóbregas entrañas del auge financiero de la década anterior también ha salido plenamente sacado a la luz en Europa. El entramado de Grecia y la devoción por la austeridad de los gobiernos nacionales empezó a cobrarse muchas víctimas el año pasado. El contagio se propagó a Italia. El desempleo en España, que había sido de cerca de un 20% desde el comienzo de la recesión, aumentó aún más. Lo impensable –el fin del euro– comenzó a parecer una posibilidad real.

El año 2012 será todavía peor. Es posible, claro está, que EE.UU. solucione sus problemas políticos y termine adoptando las medidas de estímulo que necesita para reducir el desempleo al 6-7% (la tasa anterior a la crisis del 4-5% es demasiado baja para esperarla).

Pero esto es tan poco probable como que Europa descubra que la austeridad por sí sola resuelva sus problemas. Al contrario, la austeridad solo exacerbará la ralentización económica. Sin crecimiento, la crisis de la deuda –y la crisis del euro– solo empeorarán. Y la prolongada crisis que comenzó con el colapso de la burbuja de la vivienda en 2007 y la consecuente recesión continuarán.

Además, es posible que los principales países emergentes, que navegaron exitosamente a través de las tormentas de 2008 y 2009, no logren capear con el mismo éxito los problemas que amenazan en el horizonte. El crecimiento de Brasil ya se ha atascado, dando alas a la ansiedad entre sus vecinos de Latinoamérica.

Mientras tanto, los problemas a largo plazo –incluidos el cambio climático y otras amenazas medioambientales y la creciente desigualdad en la mayoría de los países de todo el mundo– no han desaparecido. Algunos han empeorado. Por ejemplo, el alto desempleo ha llevado a la reducción de salarios y al aumento de la pobreza.

La buena noticia es que el enfrentamiento de esos problemas a largo plazo podría ayudar realmente a solucionar los problemas a corto plazo. El aumento de la inversión para acondicionar a la economía al calentamiento global ayudaría a estimular la actividad económica, el crecimiento y la creación de empleo. Una tributación más progresiva, redistribuyendo efectivamente los ingresos de arriba al medio y hacia abajo, reduciría simultáneamente la desigualdad y aumentaría el empleo al estimular la demanda total. Los impuestos más altos en la cumbre podrían generar ingresos necesarios para la inversión pública y para suministrar una cierta protección social a los de abajo, incluidos los desocupados.

Incluso sin aumentar el déficit fiscal, semejantes aumentos de impuestos y gastos en un “presupuesto equilibrado” reducirían el desempleo y aumentarían la producción. La preocupación, sin embargo, es que la política y la ideología a ambos lados del Atlántico, pero especialmente en EE.UU., no permiten que nada de esto ocurra. La fijación en el déficit inducirá a recortes de los gastos sociales, empeorando la desigualdad. De la misma manera, la continua atracción de la economía basada en la oferta, a pesar de toda la evidencia en contra (especialmente en un período de alto desempleo), impedirá el aumento de impuestos en la cumbre.

Incluso antes de la crisis hubo un reajuste del poder económico, de hecho la corrección de una anomalía histórica de 200 años, en la cual la parte de Asia en el PIB global cayó en un momento de casi el 50% a menos de un 10%. El pragmático compromiso con el crecimiento que se ve en Asia y en otros mercados emergentes está actualmente en contraste con las políticas descaminadas de Occidente que, impulsadas por una combinación de ideología y de intereses creados, casi parece reflejar un compromiso para no crecer.

Como resultado, es probable que el reajuste económico global se acelere, ocasionando casi inevitablemente tensiones políticas. Con todos los problemas que enfrenta la economía global, tendremos suerte si esas tensiones no comienzan a manifestarse en los próximos doce meses.

Joseph E. Stiglitz es profesor de la Universidad de Columbia y premio Nobel de Economía, y autor de Freefall: Free Markets and the Sinking of the Global Economy.

Este artículo se publicó primero en Project Syndicate.

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2012/01/201211416122556461.html

فضيحة تعيين نورالدين الخادمي وزيرا للشؤون الدينية في تونس Prof. Moungia Nefzi

إن هذا الوزير ليس شخصية مستقلة كما نزعم النهضة بل هو نهضاوي مائة بالمائة
إنه من أنصار الدولة الدينية لذلك أخذ منصب وزير فمن أقواله في محاضرة ألقاها خارج تونس سنة2006″تحت عنوان »دروس في العمل السياسي الإسلامي »: »مقاصد العمل السياسي هي ذاتها مقاصد الإسلام التي جاءت لتحقيق مصالح الناس دينيا ودنيويا ومواكبة تطور حياتهم فالتشريع السياسي الإسلامي إذن كفيل بالوفاء بحاجات الناس ومطالبهم في كل عصر وفي كل بيئة على ضوء من روح التشريع وقواعده وغاياته.. »
ويقول في عنصرالتوحيد: » يقصد العمل السياسي بداية تحرير الناس من عبودية البشر والخضوع لغير الله إلى عبادة الله وحده والخضوع لسلطانه واتباع أوامره ونواهيه وهذا هو جوهر السياسة في الإسلام وكل صلاح للبشرية مبني على أساس التوحيد…..وتمثل هذا المقصد بوضوح في كلمة ربعي بن عامر لقائد الفرس رستم: »جئنا لنخرج العباد من عبادة العباد إلى عبادة رب العباد »
وتلاحظ هنا كيف طوع التوحيد لهواه السياسي وكيف يخطط لتكفير الناس إلا من اتبع حزب النهضة وهو مايجري اليوم في تونس
ويقوا كذلك في عنصر التنظيم السياسي »المسلمون أمّة لها كيان سياسي يتجسد في أشكال مؤسسية تبدعها عقول المجتهدين المستفيدين من تطورات العصر ونتاج الحضارات ويهدف الإسلام إلى تنظيم حياة المسلمين على المستوى المركزي وعلى مستوى الأقاليم والولايات وعلى مستوى التخصصات والمناشط « وهو مايتم العمل على تطبيقه في تونس اليوم تونس بلد النور والعلم
ويواصل الخادمي: »وكل من يعمل لإقامة الدولة الإسلامية يصبح واجبا عليه تأسيس تنظيم يقوم بهذا الواجب يجمع الطاقات وينسق أدوارها وبوجه عملها نحو تحقيق الهدف
وقد يكون التنظيم عندما تسمح الظروف هو الحزب السياسي الذي يرفع لواء عودة استئناف الحياة الإسلامية، واعتماد التنظيم الجماعي لحياة المسلمين من الصلاة إلى الخلافة » وقد سمحت لهم الظروف اليوم لينادوا بالخلافة التي سكنت عقولهم
Ttp=//www.elmoktar.net/modules.php ?name=News§file=print ?sid=46
هذا بعضا من أقوال وزير الشؤون الدينية الحالي والذي يجب سحب الثقة منه لأنه منظر للخلافة الإسلامية ولحزب النهضة الذي يخلف الله على الأرض
ومن الغريب أن هذا الوزير يستدعي عادل العلمي الذي نصب نفسه وجماعته شرطة دينية تأمر بالمعروف وتنهى عن المنكر،وتهجم على الدكتورة إقبال الغربي في إذاعة الزيتونية وتهجمت جماعته على الأستاذة منجية النفزي السوايحي في فصل التدريس بالمعهد العالي لأصول الدين في جامعة الزيتونة ومارسوا عليها العنف الجسدي، وتهجمت على الأساتذة في جامعة منوبة ومنهم د. أمال القرامي ود.رجاء بن سلامة ود.نائلة السليني ود.منصف بن عبد الجليل وغيرهم ، هذا الخارج عن مؤسسات الدولة يستدعيه وزير الشؤون الدينية إلى
حفل تنصيبه في مقرّ الوزارة، هل الوزارة أصبحت ملكا له خاصا أليست هذه تصرفات النظام السابق،أو أن سيادة الوزير متواطئ مع الشرطة الدينية التي يرفضها الشعب التونسي.
.

Eduardo Galeano : El monstruo amigo mío

El monstruo amigo mío
15 Enero 2012
Tomado de la página oficial de Eduardo Galeano
Yo al principio no lo quería, porque creía que él iba a comerme un pie. Los monstruos son agarradores de mujeres, que se llevan a una mujer en cada hombro, y si son monstruos viejitos, se cansan y tiran a una de las mujeres en la cuneta del camino. Pero este que yo digo, el amigo mío, es un monstruo especial. Nosotros nos entendemos bien, aunque el pobre no sabe hablar y por eso todos le tienen miedo. Este monstruo amigo mío es tan, pero tan grandote, que los gigantes le llegan nada más que hasta el tobillo. Y él nunca agarra mujeres ni nada.
Él vive en el África. En el cielo no vive, porque si estuviera en el cielo, como Dios, se caería. Es demasiado grande para poder vivir por ahí, por el cielo. Hay otros monstruos más chicos que él y entonces viven en el infinito, cerca de donde queda Plutón; o todavía más lejos, allá en el onfinito o en el piranfinito. Pero este monstruo amigo mío no tiene más remedio que vivir en el África.
Dos por tres me visita. A él nadie lo ve pero él puede verlos a todos. Además, se puede convertir en cualquier cosa que quiera. A veces es un cangurito que me salta en la barriga cuando me río o es el espejo que me devuelve la cara cuando me parece que la perdí o es una serpiente disfrazada de lombriz que me hace la guardia en la puerta para que nadie venga y me lleve.
Ahora, hoy, o mañana, el monstruo amigo mío va a aparecer caminando por el mar, convertido en un guerrero que más inmenso no puede ser, y echando fuego por la boca, de un solo soplido va a reventar la cárcel donde lo tienen preso a mi papá y me lo va a traer en la uña del dedo chiquito y me lo va a meter en mi cuarto por la ventana. Yo le voy a decir: “Hola” y él se va a volver al África despacito por el mar. Entonces mi papá va a salir a comprarme caramelos y chocolatines y una nena; y se va a conseguir un caballo de verdad y vamos a salir al galope por la tierra. Yo agarrado de la cola del caballo al galope, lejos. Y cuando mi papá sea chiquito, después, cuando mi papá sea chiquito, yo le voy a contar las historias del monstruo amigo mío que vino del África para que mi papá se duerma cuando llegue la noche

Eduardo Galeano. El Amor

Archivo del Autor: Eduardo Galeano
15 enero, 2012
El amor
Por Eduardo Galeano
Escuchar en voz de Eduardo:
En la selva amazónica, la primera mujer y el primer hombre se miraron con curiosidad. Era raro lo que tenían entre las piernas.
—¿Te han cortado?— preguntó el hombre.
—No —dijo ella—. Siempre he sido así.
Él la examinó de cerca. Se rascó la cabeza. Allí había una llaga abierta. Y dijo:
—No comas yuca, ni plátanos, ni ninguna fruta que se raje al madurar. Yo te curaré. Échate en la hamaca y descansa.
Ella obedeció. Con paciencia tragó los menjunjes de hierbas y se dejó aplicar las pomadas y los ungüentos. Tenía que apretar los dientes para no reírse, cuando él le decía: —no te preocupes.
El juego le gustaba, aunque ya empezaba a cansarse de vivir en ayunas y tendida en una hamaca. La memoria de las frutas le hacía agua la boca.
Una tarde, el hombre llegó corriendo a través de la floresta. Daba saltos de euforia y gritaba: —¡lo encontré!, ¡lo encontré!
Acababa de ver al mono curando a la mona en la copa de un árbol.
—Es así —dijo el hombre, aproximándose a la mujer.
Cuando terminó el largo abrazo, un aroma espeso, de flores y frutas, invadió el aire. De los cuerpos, que yacían juntos, se desprendían vapores y fulgores jamás vistos, y era tanta su hermosura que se morían de vergüenza los soles y los dioses.
Memoria del Fuego I: los nacimientos

El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quereme, como al descuido, en el café o en la sopa o el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir. No lo impide el agua bendita, ni lo impide el polvo de hostia; tampoco el diente de ajo sirve para nada.

Carlos Rivero Collado. GARGANTA de ORMUZ : Encrucijada para Guerra o Paz

Articulo de Prensa

Los imperios en el Estrecho de Ormuz
Abajo, hacia el centro, se halla el Estrecho por el que se transporta más del 40% del petróleo que se exporta en el mundo. Abajo, hacia el centro, se halla el Estrecho por el que se transporta más del 40% del petróleo que se exporta en el mundo.
El Imperio y sus aliados quieren dominar al mundo mediante el terror. Sometidos al sionismo, amenazan a Siria y le niegan a Irán que desarrolle su energía nuclear, y Teherán amenaza con cerrar el Estrecho de Ormuz. El Diario de la Historia: Lenin evita la guerra con Georgia (1920)

1-. LA GUERRA APLAZADA
Solo la presencia de la marina de guerra de la Federación Rusa en las aguas de Siria y el puerto de Tartus, ha impedido que el régimen terrorista de Estados Unidos y sus cómplices de la OTAN hayan cometido contra el pueblo sirio el inmenso crimen que perpetraron contra el pueblo de Libia.
El presidente Dmitri Medvedev y el premier Vladimir Putin merecen un fuerte y prolongado aplauso por haber evitado, al menos por ahora, otra monstruosa masacre, como las tantas que ha acometido el Imperio en sus dos siglos de terror.
La historia prueba que el Imperio sólo le ha hecho la guerra a países que contaban con fuerzas inferiores, porque cuando éstas eran similares, no se atrevió a enfrentarse, directamente, a ellos hasta después que les bombardeó casi todas sus ciudades, matando a millones de civiles inocentes.
Aun en la propia Guerra Civil, las tropas yankis perpetraron numerosas masacres de la población civil en Atlanta, Charleston, Columbia y otras ciudades, antes de enfrentarse, de lleno, a los confederados.
Cuando el Imperio invadió la Florida en 1816 y atacó a México en 1846 y se robó a Hawai en 1893 y asesinó en el Maine a 260 de sus propios marinos para ir a la guerra contra la lejana España en la cercana Cuba, sabía que sus posibilidades de ganar eran absolutas, pero en la Primera Guerra Mundial se enfrentaba a un poderío formidable, el de las fuerzas alemanas, austro-húngaras, otomanas y búlgaras, por eso no entró en la guerra hasta tres años después de iniciada.
En la Segunda Guerra Mundial no llegó a Europa hasta 1944, a pesar de que sus aliados le rogaban que lo hicieran desde el 41, y en la guerra con Japón no invadió sus cuatro grandes islas ni siquiera al final de la guerra, después de perpetrar las mayores masacres de la historia, entre ellas el gran bombardeo incendiario al barrio obrero de Tokío en el que quemaron vivos a más de 150,000 seres humanos, en más de un 95% mujeres, viejos y niños, y los bombardeos nucleares a Hiroshima y Nagasaki en los que quemaron vivos a más de 130,000 seres humanos, casi todos civiles inocentes también, y provocaron la muerte posterior de unas 100,000 personas más.
En Corea, los yankis avanzaron cuando la guerra era contra los coreanos, pero cuando los chinos intervinieron, no dejaron de huir desde el Yalú hasta el Paralelo 38, rompiendo todas las marcas de carrera a larga distancia. El Comité Olímpico Internacional debió concederle a los yankis unas setenta medallas de oro por aquella hazaña.
En Vietnam sucedió lo mismo y ahora huye de Irak después de asesinarle a cientos de miles de seres humanos, en su mayoría civiles no-combatientes. Lo mismo le pasará en Afganistán, guerra que el Imperio ha perdido moral, política y militarmente.
Ahora vemos que unos marinos orinan sobre los cadáveres de los héroes y hasta el presidente-cipayo Hamid Karzai tiene que condenar esa barbarie.
De esa historia de gran terror y aun más grande cobardía pudiéramos mencionar muchos otros ejemplos, pero abreviemos diciendo que el Imperio sólo lucha de frente cuando el enemigo es débil y tiembla como rata acosada cuando no lo es.
Los dirigentes rusos hicieron muy bien en recuperar todas las armas nucleares que habían colocado en varias repúblicas soviéticas porque, tal vez, sabían que un día no lejano, el Imperio y sus cómplices tratarían de dominar al mundo.
Se sabe que el arsenal nuclear de Rusia es mayor que el de Estados Unidos, con unas 11,000 bombas en total y unas 2,430 activas –EU tiene unas 8,500 en total, con unas 1,950 activas–.
Toda persona sensible tiene que odiar las armas nucleares, pero debe entender, asimismo, que los pueblos tienen que defenderse contra la excesiva ferocidad de los países que unidos al Imperio pretenden convertir al mundo en una colonia.

2-. LA GUERRA QUE, TAL VEZ, NO SE PUEDA APLAZAR
El Imperio convirtió a Israel en la tercera potencia nuclear del mundo, ya que se cree que tenga unas 320 bombas atómicas, unas cuantas más que Francia, pero se opone a que Irán tenga una sola y, aun más, que desarrolle su energía nuclear con fines pacíficos.
(¿Acaso los israelitas tienen ese derecho porque son El Pueblo Escogido? Pero ¿escogido por quién, cuándo, cómo, dónde? Y, sobre todo, ¿por qué?)
Se ha dicho esto otras veces: aun cuando Irán decidiese construir, en los próximos meses o años, sus primeras bombas nucleares, éstas serían mucho menos poderosas que las de Israel. O sea que siempre Irán estaría muchos años por detrás de Israel en este sentido, porque, al tener aquél sus primeras bombas, éste, con el apoyo directo del Imperio, aumentaría la construcción de otros cientos de bombas y siempre tendría una ventaja considerable sobre Irán y muchos otros países, con excepción de dos.
Es absurdo y caprichoso creer que un país va a atacar a otro que tenga un poderío nuclear mucho más poderoso.
Ya la terrorista nuclear en potencia Hillary Clinton amenazó una vez a Irán con desaparecerla de la faz de la Tierra con bombas nucleares si atacaba con bombas convencionales a Israel. Se supone, por supuesto, que el Imperio llevaría a cabo esa amenaza si Irán lanza sobre Israel un solo cohete con una sola bomba nuclear, aunque ésta fuese sólo como la de Hiroshima.
¿Por qué el Imperio y los sionistas tienen que proclamar, caprichosamente, que los iraníes son suicidas?
Por supuesto que todo esto de la energía nuclear es un pretexto que están utilizando el Imperio y las potencias capitalistas para robarle el petróleo a Irán, cuarto productor mundial y tercer exportador.
En ese plan diabólico, el Imperio y sus secuaces pudieran agredir, también, a Venezuela, Nigeria y Kazajstán, tres grandes productores, y a otros países petroleros. Como lo harían, también, con Cuba si se descubre un gran yacimiento de petróleo en la amplia plataforma marítima del archipiélago.
El presidente Mahmud Ahmadineyad aparenta ser una persona racional y serena, incapaz de perpetrar una locura que le costaría la vida a decenas de millones de sus compatriotas.
El Imperio yanki-sionista, sin embargo, no deja de amenazarlo e Irán, por su parte, declara que para protegerse de un ataque directo de los barcos de guerra del Imperio, pudiera cerrar con sus propios barcos el Estrecho de Ormuz, que va de Irán a los Emiratos Arabes Unidos y al exclave omaní de Musandam y tiene un ancho de unos 60 a 100 kilómetros.
Es el Imperio yanki-sionista el que está atacando a Irán, no al revés. Lo acabamos de ver hace dos o tres días cuando terroristas, al servicio del sionismo, asesinaron en Teherán al joven profesor Mustafa Ahmadi Roshan, uno de los prominentes científicos que trabajan en Natanz, una de las plantas que desarrolla la energía nuclear.
Así como en enero del 2010, otro terrorista al servicio del sionismo asesinó a Masud Ali Mohamadi, un profesor universitario de Física, relacionado con las tareas de energía nuclear.
En noviembre del propio año, otro esbirro sionista, asesinó al científico de alto nivel Majid Shahriari que cooperaba con la OIEA –Organización Internacional de la Energía Atómica–, e hirió a otro científico, Fereidoun Abbasi.
No se debe abusar de la paciencia de los gobernantes iraníes: por menos de las agresiones que han recibido, muchos otros países han ido a la guerra.
Irán es un país de cultura antiquísima que mucho antes de llamarse Persia ya compartía con Mesopotamia, el Irak de hoy, la gloria de ser la cuna de la civilización, por cuanto se cree que la Revolución Agrícola, o sea la siembra, ocurrió por primera vez en el Valle de Ali Kosh, cercano al Tigris, que ambos países compartían. Es irónico que esa culta nación sea amenazada por un Imperio cuya población no sabe ni siquiera en qué continente se halla.
Si Irán cierra el Estrecho de Ormuz va a haber un conflicto tan grave que pudiera convertirse en una guerra internacional de la que no se puede descartar que podría llegar a ser nuclear.
Como hemos visto otras veces, sólo la explosión de 200 ó 300 bombas nucleares, de un cuarto de megatón cada una por ejemplo, pudiera lanzar al firmamento tal cantidad de fragmentos que bloquearía la energía, o sea el calor, que nos llega del sol, provocando lo que se ha dado en llamar el Invierno Nuclear, que en unos meses pudiera acabar con la vida vegetal y animal en nuestro planeta.
Debemos felicitar a los presidentes Hugo Chávez, Daniel Ortega, Raúl Castro y Rafael Correa por el decidido apoyo que le están dando al presidente Ahmadineyad y a la noble causa de Irán. Los cinco gobernantes profesan la militancia más justa y honorable del mundo actual, la del antimperialismo.
En espera de nuevos hechos, ampliaré el viernes que viene el trágico conflicto que se cierne sobre la humanidad con el probable cierre del Estrecho de Ormuz.
Vayamos ahora a la historia, maestra de la vida y testigo de los tiempos.
LENIN EVITA LA GUERRA CON GEORGIA
El Diario de la Historia, París, 24 de diciembre de 1920. Una fuente autorizada del gobierno ruso dijo hoy, en esta ciudad, que el conflicto entre Georgia y Rusia ha llegado a un punto en que una guerra parece inevitable, aunque el máximo líder revolucionario Vladimir Ilitch Lenin trata de convencer a jefes militares y dirigentes políticos de su país que se debe evitar una nueva guerra que agravaría aún más la gran tragedia que ha vivido el pueblo ruso a través de la guerra mundial, la Revolución y la guerra civil, en que han muerto millones de ciudadanos. En este nuevo conflicto, arguye Lenin, Georgia pudiera contar con el apoyo de « las fuerzas imperialistas de Europa y América que tratan de destruir nuestra gran Revolución ».
Los argumentos de la violencia
De acuerdo al Kremlin, Georgia ha cometido varios actos de agresión intolerable. Hace dos semanas, la policía de Tiblis, la capital georgiana, arrestó a todos los rusos que no tenían documentos de identidad o carecían de trabajo o fuentes normales de ingreso, y acusó a algunos de ser agentes bolcheviques que tratan de fomentar una revolución comunista en Georgia, de acuerdo con Rusia y Armenia, república caucásica adonde ya existe un gobierno socialista.
Los detenidos fueron obligados por la policía georgiana a cortar madera en los bosques cercanos a Tiblis, a pesar de que ningún juez los había condenado a realizar ese tipo de trabajo.
El gobierno de Georgia se ha negado, además, a devolver los tres barcos que fueron utilizados por el barón Pyotr Nikolayevich Wrangel en la guerra civil que los ejércitos blancos libraron contra el gobierno de Lenin.
El general Wrangel era oficial de la guardia imperial del zar Nicolás II y dirigió una división de cosacos durante la guerra mundial. Cuando el general Lavr Kornilov fue arrestado, tras el fallido golpe al primer ministro Aleksandr Kerensky, en agosto de 1917, Wrangel renunció a su mando y se retiró a Crimea.
Durante la guerra civil, que comenzó después de la Revolución de Octubre en que los bolcheviques tomaron el poder en Petrogrado –nombre que a partir de 1914 adoptó San Petersburgo, entonces capital de Rusia por más de dos siglos–, Wrangel se unió a las fuerzas del general Anton Deniken y capturó Tsaritsyn, hoy Volgogrado. Al renunciar Deniken, el general Wrangel trató de mantener la lucha en Crimea, pero fue, finalmente, vencido por el Ejército Rojo hace un mes y tuvo que ser evacuado a Constantinopla.
El Kremlin le pidió al gobierno de Tiblis, además, que le diera seguridad para que no fueran hostilizados por las potencias europeas los barcos rusos que entraran en ese país. La respuesta del gobierno georgiano fue la de movilizar a sus fuerzas armadas y a los combatientes voluntarios, no devolver los barcos del general Wrangel, no hacer nada para que los destructores de las potencias europeas hostilizaran a los barcos rusos, seguir arrestando a los rusos sospechosos e ilegales y acusar al Kremlin de tratar de tomar el poder en Georgia a través de sus agentes en el país.
Según el gobierno de Tiblis, dirige ese plan Ioseb Jughashvili, un georgiano que, con el nombre de Ioseb Stalin, es hoy uno de los principales dirigentes del gobierno ruso, miembro del Politburó del Partido Bolchevique, en el poder, integrado por siete miembros, y Ministro de Nacionalidades, que intenta recuperar todos los territorios dominados por Rusia en la era de los Romanov para organizarlos bajo el nuevo mando bolchevique y fundar una especie de unión de repúblicas comunistas gobernada por el Kremlin.
En la lucha de las diversas facciones socialistas y liberales contra el régimen imperial de los Romanov, Stalin realizó algunas acciones violentas en las montañas del Cáucaso, con el propósito de engrosar los fondos de la Revolución; pero ya desde antes de la caída del Zar se había establecido en Petrogrado y formaba parte de la dirección de Pravda, el periódico fundado en 1912 que, tolerado al principio por Nicolás II, tuvo que sumirse en la clandestinidad hasta el triunfo bolchevique de octubre del 17.
Guerra y Paz
Georgia formó parte del Imperio Ruso hasta que, después de la caída del Zar, declaró su independencia para formar parte inicial de la República Federativa Transcaucásica, hasta que ésta fue abolida y el país obtuvo su total independencia, el 26 de mayo de 1918.
Ya desde enero del 17, unas semanas antes de la Revolución de Marzo, que derrocó al Zar, el profesor Mijeil Tsereteli organizó un comité que decidiría el futuro de Georgia ante los graves hechos que se desarrollaban en Petrogrado y toda Rusia.
El gobierno original estuvo integrado por social-demócratas, social-revolucionarios y social-federalistas. El año pasado hubo elecciones y fue elegido un nuevo gobierno y un parlamento nacional.
En el transcurso de este año el Ejército Rojo, logró vencer a las diversas fuerzas poderosas que, con el apoyo de algunos países europeos, se le enfrentaron desde unos días después de la Revolución que derrocó al gobierno social-demócrata de Kerensky. El mes pasado concluyó, oficialmente, la guerra civil, con la derrota de las fuerzas de Wrangel en Crimea.
Fue entonces que tomó fuerza la idea de enviar a las divisiones victoriosas del Ejército Rojo a reocupar los tres países caucásicos que habían pertenecido al imperio zarista –Georgia, Armenia y Azerbaiyán–. El problema se complica para Georgia y, eventualmente, para Azerbaiyán, porque hay en Armenia un gobierno pro-bolchevique que uniría sus fuerzas al Ejército Rojo para ocupar las otras dos repúblicas caucásicas.
Aunque Georgia es un país esencialmente agrícola, produce el 70% del manganeso del mundo y este mineral tiene vital importancia en el crecimiento de las plantas y, además, en la producción de acero, aluminio, magnesio y baterías eléctricas secas, entre otras de sus propiedades.
El que Georgia se niegue a devolverle a Rusia los barcos que el general Wrangel utilizó en la última fase de la guerra civil, es considerado un acto de guerra por varios dirigentes del Kremlin.
Lenin, por el contrario, insiste en llegar a un acuerdo de paz .
Carlos Rivero Collado