English version. Moslem Brothers & Israel Protection

 » Trends(tendencies) of the East  »
The Moslem Brothers and the plan of protection of Israel

By Pierre Khalaf
Partners ¦ Beirut (Lebanon) ¦ December 12th, 2011
The general trend
The Muslim Brotherhood and the plan for protection of Israel

It’s no secret, the events that shook the Middle East to protect Israel from the serious repercussions of the defeat of the U.S. project in Iraq. And everything that the Western alliance, led by Washington, in the context of that « Arab Spring » falls into this category.
The deal reached between the U.S. and the Muslim Brotherhood in Cairo was unveiled by the Deputy Secretary of State for Near Eastern Affairs, Jeffrey Feltman, which only confirmed what observers had guessed by analyzing the statements of the leaders of the Islamist movement in many Arab and Muslim countries. Then came part of the same context the statements of the President of the National Syrian Istanbul, Burhan Ghalioun, which brought down the face by claiming that the opposition would seek, if it comes to power, to break ties with Iran and the movements of Lebanese and Palestinian resistance. M. Ghalioun rejected the armed struggle to liberate the occupied Golan, which has to be, he said, through negotiation. But more importantly: the leaders of the Syrian Muslim Brotherhood have revealed their true intentions by saying that if they took power, they would send the Syrian army in Lebanon to fight Hezbollah. That is to say they would volunteer for the mission that Israel had failed to accomplish in 2006, despite the support of thirty Arab and Western countries.
These positions and movements of individuals claiming to represent « popular legitimacy » fit well within the US policies whose primary purpose is to protect the Jewish state. And it’s not a chance. This confirms what we write in this newsletter for more than seven months. Moreover, Western research centers are more likely to report it and the former French Minister of Foreign Affairs, Hubert Védrine, has clearly said at a conference in Beirut last week: « The United States supports the Muslim Brotherhood, « he said. This largely explains the distrust of Archbishop Bechara Rai Maronite Patriarch against the « Arab Spring », which is likely to result in, he said, by a fragmentation of the Middle East in religious entities, which serve the interests of Israel, and poses serious threats to the presence of Christians and other religious minorities in this region.
The blank check for the arrival of the Islamists to power in Tunisia, Libya and now in Egypt, should convince those who still doubt the real intentions of the West, led by the United States.
The attempt to destroy the Syrian national state and breaking up the country is one of the main pieces of this puzzle that the West is trying to collect. That’s why he condones the crimes committed in Syria by the extremist armed groups, which he now appends the label of « deserters », less repulsive in the eyes of Western public opinion that Salafis or Muslim extremists .
Dominated by the United States, unaware of the impact it may suffer, Europe rolls out red carpet to the Islamist movement, there is little regarded as a serious danger.
The trend in Syria
Power over him, the opposition in the confusion
The development of events in Syria can not be separated from regional and international context. The authority has agreed to sign the protocol developed by the Arab League on the sending of observers, in full cooperation with Russia. Moreover, Russian diplomatic sources in Lebanon say that Russia does not release the Syrian regime, and this support is a strategic issue for Moscow. These assurances are contrary to predictions responsible for the pro-Western coalition of 14-Mar.
Faced with Russian support for Syria, it becomes difficult to overthrow the military regime, despite the preparations for this purpose in Turkey, Lebanon and, to a lesser extent, Jordan. By cons, pressure on Syria will continue, particularly as we approach the end of the US withdrawal from Iraq. The Americans want to cause trouble to divert public attention from this withdrawal and defeat of the atmosphere that surrounds it. In addition, disturbances in Syria are intended to replace the military attack against Iran that is becoming increasingly difficult in this climate of crisis and with the financial problems which agitate Europe and the United States.
The situation in Syria is expected to remain unstable, even if the plan has finally decided to sign the protocol of the Arab League, it would no doubt find other angles to maintain the pressure. However, the sanctions of the Arab League would have strengthened the patriotic sentiment among Syrians, the people with a lot of national pride. Moreover, the Muslim Brotherhood was virtually eradicated in the country in 80 years, they have not had time to acquire a large popular base and they are forced to bear arms and to commit real massacres to mark their presence.
In parallel, the statements of the head of the Syrian National Council in Istanbul, Bourhan Ghalioun, against Iran, Hezbollah and Hamas, have shocked much of the Syrian population. Rumors about a meeting that would have held in October in Washington between Obama administration officials, a representative of the CNS and an Israeli official began to circulate. According to these rumors, the representative of the NSC would have requested financial aid, diplomatic recognition from the international community and military intervention against his own country.
On the ground, the violence continues, and the demonstrations against and in favor of the plan. But it has managed to embarrass the Arab League in expressing its readiness to sign the protocol to send observers. The process should take a few days or weeks, while the developments throughout the region remain more or less uncontrollable and that the situation remains volatile in Egypt, Bahrain and Yemen.
The United States had quietly sought to open a dialogue with Iran but the Islamic Republic would have opposed an unqualified refusal to this request. By cons, Tehran would have asked to open a dialogue with Saudi Arabia, which also rejected the suggestion. This means that for now, the channels of negotiations stuck on the dual regional and international levels.
The internal situation in Syria is solid, while the plan to create a buffer zone on the border with Turkey is in trouble. Not to mention the fact that Russia has in turn put pressure on Turkey, which has also a fragile social fabric. Turkish Prime Minister Recep Erdogan Tayyeb up tone toward Syria as it seeks to hide its failure to act on the ground.
Statements and positions
Sayyed Hassan Nasrallah, Hezbollah Secretary General
« This is a message to all those who conspire against the Resistance and capitalize on change. We would never consider giving up our weapons. Day after day, resistance is recruiting more fighters, the best form of combatants and weapons more heavily. The United States seeks to destroy Syria to compensate for their defeat in Iraq. The United States tried to pass themselves off as defenders of human rights and democracy in the Arab world. These hypocrites are known to have supported all dictatorships and have disowned immediately after their fall. It is the mark of Satan. The Syrian opposition is submitted to the United States and Israel. From the very beginning, we said clearly that we stand with the Syrian regime, a regime of resistance against Israel. She wants to destroy Syria. The so-called Syrian National Council, formed in Istanbul, and its leader Burhan Ghalioun try to present their credentials to the United States and Israel. The words of some that the weapons of resistance are the source of chaos, turmoil, or some security concerns in Lebanon, is a deception. Have you ever seen a security problem in Lebanon or a civil war during which missiles are fired Zelzal, Raad and Khaybar? Small arms are present in the hands of all Lebanese. If we want security on the inside, we must consider the problem of what types of weapons.  »

Publicités

Arabic Version of Hermandad Musulmana & Proteccion of Israel. الاخوان مسلم وخطة لحماية اسرائيل

الاخوان مسلم وخطة لحماية اسرائيل

بيير خلف
الشركاء | بيروت (لبنان) | 12 ديسمبر 2011

الاتجاه العام

الاخوان مسلم وخطة لحماية اسرائيل

ليس سرا ، والأحداث التي هزت الشرق الاوسط لحماية اسرائيل من تداعيات خطيرة لهزيمة المشروع الامريكي في العراق. وكل ما في التحالف الغربي بقيادة واشنطن ، في سياق هذا « الربيع العربي » يندرج ضمن هذه الفئة.
كشف النقاب عن اتفاق تم التوصل اليه بين الولايات المتحدة والإخوان مسلم في القاهرة من قبل نائب وزير الخارجية لشؤون الشرق الأدنى ، جيفري فيلتمان ، الذي أكد المراقبون إلا ما كان خمنت من خلال تحليل البيانات الصادرة عن قادة الحركة الاسلامية في كثير من البلدان العربية ومسلم. ثم جاء جزء من السياق نفسه تصريحات الرئيس السوري في اسطنبول الوطنية ، برهان غليون ، والتي أسقطت وجهه مدعيا أن المعارضة ستسعى ، إذا كان يأتي إلى السلطة ، لكسر العلاقات مع ايران وحركات المقاومة اللبنانية والفلسطينية. ورفض محمد غليون الكفاح المسلح لتحرير الجولان المحتل ، وهو ما يجب أن يكون ، كما قال ، من خلال التفاوض. لكن الأهم من ذلك : قادة الإخوان مسلم السورية كشفت عن نواياها الحقيقية من خلال قوله انه اذا تولى السلطة ، فإنها سوف ترسل الجيش السوري في لبنان لمحاربة حزب الله. وهذا يعني أنهم مستعدون للتطوع لهذه البعثة أن إسرائيل قد فشلت في تحقيقه في عام 2006 ، على الرغم من الدعم من ثلاثين دولة عربية وغربية.
هذه مواقف وتحركات الأفراد الذين يدعون أنهم يمثلون « الشرعية الشعبية » يتناسب تماما مع سياسات الولايات المتحدة التي تهدف أساسا لحماية الدولة اليهودية. وانها ليست صدفة. هذا يؤكد ما نكتبه في هذه النشرة لأكثر من سبعة أشهر. وعلاوة على ذلك ، ومراكز البحوث الغربية هي أكثر عرضة للالتقرير انه ووزير الفرنسي السابق للشؤون الخارجية ، هوبير فيدرين ، وقال بوضوح في مؤتمر عقد في بيروت الاسبوع الماضي : « إن الولايات المتحدة تدعم جماعة الاخوان المسلمين مسلم « ، قال. هذا ما يفسر إلى حد كبير من عدم الثقة المطران بشارة الراعي البطريرك الماروني ضد « الربيع العربي » ، وهو ما يرجح أن يترتب عليه ، قال ، من خلال تفتيت الشرق الأوسط في الكيانات الدينية ، وبما يخدم مصالح إسرائيل ، وتمثل تهديدا خطيرا لوجود المسيحيين والأقليات الدينية الأخرى في هذه المنطقة.
يجب على شيك على بياض لوصول الإسلاميين إلى السلطة في تونس ، ليبيا ، والآن في مصر ، وإقناع أولئك الذين لا يزالون يشكون في النوايا الحقيقية للغرب ، بقيادة الولايات المتحدة.
في محاولة لتدمير الدولة السورية الوطنية وتفتيت البلد هو واحد من القطع الرئيسية لهذا اللغز أن الغرب يحاول جمع. هذا هو السبب في انه يتغاضى عن الجرائم التي ارتكبت في سوريا من قبل الجماعات المسلحة المتطرفة ، وهو ما يلحق الآن تسمية « الفارين » ، وأقل مثير للاشمئزاز في أعين الرأي العام الغربي بأن السلفيين المتطرفين أو مسلم .
التي تهيمن عليها الولايات المتحدة ، غير مدركين للأثر انها قد تعاني ، وأوروبا خارج القوائم السجادة الحمراء للحركة الاسلامية ، ويعتبر قليلا هناك خطرا خطيرة.
الاتجاه السائد في سورية
سلطة عليه ، فإن المعارضة في ارتباك
لا يمكن أن تطور الأحداث في سوريا لا يمكن فصلها عن السياق الإقليمي والدولي. وقد وافقت السلطة على توقيع البروتوكول الذي وضعته جامعة الدول العربية على ارسال المراقبين ، والتعاون الكامل مع روسيا. وعلاوة على ذلك ، ومصادر دبلوماسية روسية في لبنان يقول ان روسيا لا يعفي النظام السوري ، وهذا الدعم هو قضية استراتيجية بالنسبة لموسكو. هذه التأكيدات تتناقض مع توقعات المسؤولين عن التحالف الموالي للغرب مار – 14.
واجهت مع الدعم الروسي لسوريا ، يصبح من الصعب للاطاحة النظام العسكري ، على الرغم من الاستعدادات لهذا الغرض في تركيا ، لبنان ، وإلى حد أقل ، الأردن. بواسطة سلبيات ، وسوف تواصل الضغط على سوريا ، خصوصا وأننا نقترب من نهاية الانسحاب الاميركي من العراق. الاميركيون يريدون التسبب في مشاكل لتحويل انتباه الرأي العام عن هذا الانسحاب والهزيمة من الغلاف الجوي الذي يحيط بها. بالإضافة إلى ذلك ، والمقصود الاضطرابات في سوريا لتحل محل هجوم عسكري ضد إيران والتي أصبح من الصعب على نحو متزايد في هذا المناخ من الأزمات والمشاكل المالية التي تحرض أوروبا والولايات المتحدة.
ومن المتوقع ان الوضع في سوريا لا تزال غير مستقرة ، حتى لو كانت الخطة قد قررت في النهاية على التوقيع على بروتوكول لجامعة الدول العربية ، فإنه مما لا شك فيه تجد زوايا أخرى للحفاظ على الضغط. ومع ذلك ، فإن عززت العقوبات لجامعة الدول العربية على المشاعر الوطنية بين السوريين ، والشعب مع الكثير من الفخر الوطني. علاوة على ذلك ، تم القضاء تقريبا على الإخوان مسلم في البلاد منذ 80 عاما ، فإنها لم يتح لها الوقت لاكتساب قاعدة شعبية كبيرة ، ويضطرون إلى حمل السلاح وارتكاب مجازر حقيقية لبصماتها الوجود.
في موازاة ذلك ، لقد صدمت تصريحات رئيس المجلس الوطني السوري في اسطنبول ، برهان غليون ، ضد ايران وحزب الله وحماس ، فإن الكثير من السكان السوريين. شائعات عن لقاء كان من شأنه أن يعقد في تشرين الاول في واشنطن بين مسؤولين في الادارة أوباما ، بدأ ممثل عن الجهاز العصبي المركزي ومسؤول اسرائيلي ان يعمم. وفقا لهذه الشائعات ، لكان قد طلب ممثل في مجلس الأمن القومي المساعدات المالية ، واعتراف دبلوماسي من المجتمع الدولي والتدخل العسكري ضد بلده.
على أرض الواقع ، واستمر العنف ، ومظاهرات ضد ومؤيدا للخطة. ولكنه استطاع أن يحرج لجامعة الدول العربية في الإعراب عن استعدادها للتوقيع على بروتوكول لارسال مراقبين. ينبغي أن تستغرق هذه العملية بضعة أيام أو أسابيع ، في حين أن التطورات في جميع أنحاء المنطقة لا تزال أكثر أو أقل لا يمكن السيطرة عليها ، وان الوضع لا يزال متقلبا في مصر والبحرين واليمن.
وقد سعت الولايات المتحدة بهدوء الى فتح حوار مع ايران لكن الجمهورية الاسلامية سيكون لها يعارض هذا الرفض غير المشروط لهذا الطلب. من جانب المحافظين ، لكان قد طلب من طهران لفتح حوار مع المملكة العربية السعودية ، والتي كما رفض الاقتراح. هذا يعني أنه في الوقت الراهن ، وقنوات المفاوضات عالقة على المستويات الثنائية والإقليمية والدولية.
الوضع الداخلي في سوريا هي الصلبة ، في حين أن خطة لإنشاء منطقة عازلة على الحدود مع تركيا في ورطة. ناهيك عن حقيقة ان روسيا لديها بدورها الضغط على تركيا التي لديها أيضا النسيج الاجتماعي الهش. رئيس الوزراء التركي طيب رجب أردوغان نغمة تجاه سوريا كما أنها تسعى إلى إخفاء فشلها في العمل على أرض الواقع.
بيانات ومواقف
السيد حسن نصر الله ، الأمين العام لحزب الله
« هذه هي رسالة لجميع أولئك الذين يتآمرون ضد المقاومة والاستفادة من التغيير. ونحن لن تنظر في التخلي عن أسلحتنا. يوما بعد يوم ، والمقاومة هو تجنيد المزيد من المقاتلين ، وأفضل نموذج للمقاتلين وأسلحة أكثر بالديون. الولايات المتحدة تسعى لتدمير سوريا للتعويض عن هزيمتهم في العراق. حاولت الولايات المتحدة أن يقدموا أنفسهم على أنهم من المدافعين عن حقوق الإنسان والديمقراطية في العالم العربي. ومن المعروف أن هذه المنافقين ودعمت كل الديكتاتوريات ولقد تبرأت مباشرة بعد سقوطهم. فمن علامة الشيطان. وقدمت المعارضة السورية الى الولايات المتحدة واسرائيل. منذ البداية ، قلنا بوضوح أننا نقف مع النظام السوري ، نظام المقاومة ضد إسرائيل. إنها تريد أن تدمر سوريا. ما يسمى المجلس الوطني السوري ، التي تشكلت في اسطنبول ، وبرهان غليون زعيمها تحاول أن تقدم وثائق تفويضها للولايات المتحدة واسرائيل. على حد قول البعض بأن سلاح المقاومة هي مصدر الفوضى والاضطراب ، أو بعض المخاوف الامنية في لبنان ، هو الخداع. هل رأيت من أي وقت مضى مشكلة أمنية في لبنان أو حرب أهلية يتم من خلالها اطلاق صواريخ زلزال ، رعد وخيبر؟ الأسلحة الصغيرة موجودة في أيدي جميع اللبنانيين. إذا كنا نريد الأمن في الداخل ، يجب أن ننظر لمشكلة ما هي أنواع الأسلحة.  »

Hermandad Musulmana & Protección de Israel

« Tendencias en el Este »
La Hermandad Musulmana y el plan para la protección de Israel

por Pierre Khalaf
Partners | Beirut (Líbano) | 12 de diciembre 2011
La tendencia general
La Hermandad Musulmana y el plan para la protección de Israel

No es ningún secreto, los acontecimientos que sacudieron a Oriente Medio para proteger a Israel de las graves repercusiones de la derrota del proyecto de EE.UU. en Irak. Y todo lo que la alianza occidental, encabezada por Washington, en el contexto de la « primavera árabe » entra en esta categoría.
El acuerdo alcanzado entre los EE.UU. y la Hermandad Musulmana en El Cairo fue presentado por el Secretario de Estado Adjunto para Asuntos del Cercano Oriente, Jeffrey Feltman, que sólo confirmó lo que los observadores habían adivinar mediante el análisis de las declaraciones de los líderes del movimiento islamista en muchos países árabes y musulmanes. Luego vino una parte del mismo contexto las declaraciones del Presidente del Consejo Nacional de Estambul, Siria, Burhan Ghalioun, que acabó con la cara al afirmar que la oposición buscaría, si llega al poder, para romper los lazos con Irán y los movimientos de la resistencia libanesa y palestina. M. Ghalioun rechazó la lucha armada para liberar el Golán ocupado, que tiene que ser, dijo, a través de la negociación. Pero lo más importante: los líderes de los Hermanos Musulmanes sirios han revelado sus verdaderas intenciones diciendo que si ellos tomaron el poder, se enviaría al ejército sirio en el Líbano para luchar contra Hezbolá. Es decir, que sería voluntario para la misión que Israel no había para llevar a cabo en 2006, a pesar del apoyo de treinta países árabes y occidentales.
Estas posiciones y movimientos de las personas que dice representar a la « legitimidad popular » encajan bien dentro de las políticas de EE.UU., cuyo principal objetivo es proteger el Estado judío. Y no es una casualidad. Esto confirma lo que escribimos en este boletín de noticias para más de siete meses. Por otra parte, los centros de investigación occidentales son más propensos a informar de ello y el ex ministro francés de Asuntos Exteriores, Hubert Védrine, ha dicho claramente en una conferencia en Beirut la semana pasada: « El Estados Unidos apoya a la Hermandad Musulmana « , dijo. Esto explica en gran medida la desconfianza del arzobispo Bechara Rai Patriarca Maronita en contra de la « primavera árabe », que es probable que resulte en, dijo, por una fragmentación de Oriente Medio en las entidades religiosas, que sirven a los intereses de Israel, y representa una seria amenaza a la presencia de los cristianos y otras minorías religiosas en esta región.
El cheque en blanco para la llegada de los islamistas al poder en Túnez, Libia y ahora en Egipto, debería convencer a aquellos que todavía dudan de las verdaderas intenciones de Occidente, liderado por los Estados Unidos.
El intento de destruir el Estado nacional siria y la ruptura del país es una de las principales piezas de este rompecabezas que Occidente está tratando de cobrar. Es por eso que condona los crímenes cometidos en Siria por los grupos extremistas armados, que ahora añade la etiqueta de « desertores », menos repulsivo a los ojos de la opinión pública occidental de que los extremistas musulmanes salafistas o .
Dominado por los Estados Unidos, sin darse cuenta del impacto que puede sufrir, Europa lanza la alfombra roja para el movimiento islamista, es poco considerada como un grave peligro.
La tendencia en Siria
Poder sobre él, la oposición en la confusión
El desarrollo de los acontecimientos en Siria no puede separarse del contexto regional e internacional. La autoridad se ha comprometido a firmar el protocolo desarrollado por la Liga Árabe sobre el envío de observadores, en plena cooperación con Rusia. Por otra parte, fuentes diplomáticas rusas en el Líbano dicen que Rusia no exime al régimen sirio, y este apoyo es una cuestión estratégica para Moscú. Estas garantías son contrarias a las predicciones de responsables de la coalición pro-occidental del 14-Mar.
Ante el apoyo de Rusia a Siria, se hace difícil de derrocar al régimen militar, a pesar de los preparativos para este fin en Turquía, el Líbano y, en menor medida, Jordania. Por contra, la presión sobre Siria va a continuar, sobre todo cuando nos acercamos al final de la retirada de EE.UU. de Irak. Los estadounidenses quieren causar problemas para desviar la atención pública de esta retirada y la derrota de la atmósfera que lo rodea. Además, los disturbios en Siria están destinados a sustituir el ataque militar contra Irán, que es cada vez más difícil en este clima de crisis y los problemas financieros que agitan a Europa y los Estados Unidos.
La situación en Siria se espera que permanezca inestable, incluso si el plan finalmente ha decidido firmar el protocolo de la Liga Árabe, que sin duda encontrará otros ángulos para mantener la presión. Sin embargo, las sanciones de la Liga Árabe se han fortalecido el sentimiento patriótico entre los sirios, la gente con un montón de orgullo nacional. Por otra parte, la Hermandad Musulmana fue prácticamente erradicado en el país en 80 años, no han tenido tiempo de adquirir una gran base popular y se ven obligados a portar armas y cometer masacres reales para marcar su presencia.
Al mismo tiempo, las declaraciones del jefe del Consejo Nacional de Siria en Estambul, Bourhan Ghalioun, contra Irán, Hezbollah y Hamas, han conmocionado a gran parte de la población siria. Los rumores sobre una reunión que tendría lugar en octubre en Washington entre funcionarios de la administración Obama, un representante de la CNS y de un funcionario israelí comenzaron a circular. Según estos rumores, el representante del Consejo de Seguridad Nacional se ha solicitado ayuda financiera, el reconocimiento diplomático de la comunidad internacional y la intervención militar contra su propio país.
Sobre el terreno, la violencia continúa, y las manifestaciones en contra ya favor del plan. Pero se las ha arreglado para avergonzar a la Liga Árabe en la que expresa su disposición a firmar el protocolo para enviar observadores. El proceso puede tardar varios días o semanas, mientras que los desarrollos a lo largo de la región siguen siendo más o menos incontrolables y que la situación sigue siendo inestable en Egipto, Bahrein y Yemen.
Los Estados Unidos habían buscado en voz baja a abrir un diálogo con Irán, pero la República Islámica se han opuesto un rechazo sin reservas a esta solicitud. Por contra, Teherán habría pedido para abrir un diálogo con Arabia Saudita, que también rechazó la sugerencia. Esto significa que, por ahora, los canales de negociaciones atascado en el nivel de doble regional e internacional.
La situación interna en Siria es sólida, mientras que el plan para crear una zona de amortiguamiento en la frontera con Turquía está en problemas. Por no mencionar el hecho de que Rusia tiene a su vez ejercer presión sobre Turquía, que también tiene un tejido social frágil. El primer ministro turco, Recep Erdogan Tayyeb Tono hacia Siria en su intento de ocultar su fracaso en actuar sobre el terreno.
Las declaraciones y posiciones
Sayyed Hassan Nasrallah, secretario general de Hezbollah
« Este es un mensaje para todos aquellos que conspiran contra la Resistencia y de capitalizar el cambio. Nunca consideraría renunciar a las armas. Día tras día, la resistencia es reclutar más combatientes, la mejor forma de combatientes y armas en mayor medida. Estados Unidos busca destruir Siria para compensar su derrota en Irak. Los Estados Unidos trataron de hacerse pasar por defensores de los derechos humanos y la democracia en el mundo árabe. Estos hipócritas se sabe que han apoyado todas las dictaduras y han repudiado inmediatamente después de su caída. Es la marca de Satanás. La oposición siria se presenta a los Estados Unidos e Israel. Desde el principio, hemos dicho claramente que estamos con el régimen sirio, un régimen de resistencia contra Israel. Ella quiere destruir a Siria. El Consejo de Siria llamado Nacional, formado en Estambul, y su líder Burhan Ghalioun tratar de presentar sus credenciales a los Estados Unidos e Israel. Las palabras de algunos de que las armas de la resistencia son la fuente del caos, la confusión, o algunos problemas de seguridad en el Líbano, es un engaño. ¿Alguna vez has visto a un problema de seguridad en el Líbano o en una guerra civil durante el cual se disparan misiles Raad Zelzal y Khaybar? Las armas pequeñas están presentes en las manos de todos los libaneses. Si queremos que la seguridad en el interior, debemos considerar el problema de qué tipo de armas.  »

Islamiste Ennahdha face à son passé terroriste

http://kapitalis.com/index.php?option=com_content&view=article&id=5704%3Aennahdha-demandera-t-il-pardon-aux-tunisiens-pour-les-attentats-de-1987&catid=62%3Anational&Itemid=68/

Article : Ennahdha demandera-t-il pardon aux Tunisiens pour les attentats de 1987 ?

En moins d’un mois, deux témoins, reviennent sur les quatre attentats du 2 août 1987, dans des hôtels de Sousse et Monastir, et en attribuent clairement la responsabilité à Ennahdha.
________________________________________
Les deux témoins sont Sahbi Amri et Ahmed Manaï, qui ont eu maille à partir avec l’ancien régime, et ne peuvent être soupçonnés d’hostilité particulière envers Ennahdha. Ils ont même longtemps subi les affres de la répression de Ben Ali en raison de leurs affinités avec le parti islamiste tunisien.
Les deux hommes se demandent aujourd’hui, à juste titre, pourquoi Ennahdha, un quart de siècle après, refuse-t-il toujours de reconnaître officiellement ses responsabilités dans ces attentats, et de demander pardon, par conséquent, au peuple tunisien.
Des bombes explosent simultanément dans quatre hôtels
Flash-back. Dans la nuit du 2 au 3 août, quatre explosions ont lieu, simultanément, dans quatre hôtels de Sousse et de Monastir. Bilan : 13 personnes blessées, dont plusieurs touristes étrangers, et des dégâts matériels. La parfaite synchronisation des opérations vise à montrer qu’au terme de six mois de répression, les islamistes restent suffisamment organisés et capables de passer à l’action violente. Autre message envoyé aux autorités : les soi-disant modérés et légalistes sont désormais minoritaires face aux partisans de la violence.
La suite, on la connaît : les attentats, survenus la veille de la célébration de l’anniversaire de l’ex-président Habib Bourguiba, lançaient un défi au chef de l’Etat vieillissant. Et c’est ainsi que ce dernier les a perçus. Aussi a-t-il appelé à juger impitoyablement les 90 membres et dirigeants islamistes, dont Rached Ghannouchi, qui devaient passer, le 27 août devant la Cour de sûreté de l’Etat, à la caserne de Bouchoucha au Bardo, à l’ouest de Tunis. Le Combattant Suprême, qui était très en colère, a même exigé que des têtes tombent. Et notamment celle de Ghannouchi.
L’histoire a voulu que c’est Zine El Abidine Ben Ali, ministre de l’Intérieur, nommé quelques semaines plus tard Premier ministre, avant de prendre le pouvoir suprême, le 7 novembre 1987, qui a sauvé Ghannouchi et les siens de la corde de l’échafaud. Par un curieux retour de l’histoire, ce sera lui qui ordonnera la chasse de ce dernier, au lendemain de l’attentat, en février 1991, dans le quartier de Bab-Souika, à Tunis, d’une permanence du Rassemblement constitutionnel démocratique (Rcd), le parti au pouvoir, et du meurtre de l’un de ses gardiens, qui avait été aspergé d’essence et brûlé vif. Acte horrible alors attribué à trois éléments du mouvement Ennahdha, condamnés à la peine capitale, en juin, et pendus début octobre de la même année.
La thèse du complot manigancé par les services de Ben Ali
Le parti Ennahdha n’ayant jamais reconnu la responsabilité de ces attentats, des commentateurs hostiles à Ben Ali ont souvent cherché à faire accréditer la thèse selon laquelle ce sont les services de l’ex-président qui les ont manigancés, à l’instigation de ce dernier, pour créer une situation explosive dans le pays qui lui baliserait la voie pour le Palais de Carthage.
Tout récemment, un proche de Bourguiba, qui a vécu cette période aux premières loges, Amor Chadli, dans un livre de souvenir intitulé ‘‘Bourguiba tel que je l’ai connu’’, a lui aussi soutenu cette thèse. A l’appui de ses affirmations, il évoque «la mascarade du procès» des intégristes auteurs des attentats de Sousse et Monastir, qui s’est déroulé du 27 août au 27 septembre 1987.
«Rappelons que les deux condamnés à mort (Mahrez Boudegga et Boulbaba Dkhil) n’étaient pas ceux qui avaient posé les bombes dans les hôtels de Sousse et de Monastir le 2 août 1987, que le poseur de bombe (Fethi Maâtoug) avait fui en Italie avec la complicité d’un policier et que le commanditaire des attentats (Abdelmajid El Mili) était en fuite», écrit M. Chadli. Il ajoute: «Signalons également que deux intégristes membres du conseil consultatif du Mti [Mouvement de tendance islamique, «ancêtre» d’Ennahdha, Ndlr], Mohamed Trabelsi et Salah Boughanmi, ont été condamnés par contumace le 27 septembre alors que, selon ‘‘Le Monde’’ du 22 septembre, ils avaient été arrêtés le 19 septembre et se trouvaient donc, lors du procès, en détention à Tunis», écrit Amor Chadli.
Sahbi Amri accuse Hamadi Jebali et Salah Karkar
Que le procès des islamistes d’Ennahdha en 1987 ait été une «mascarade», selon les affirmations de l’ancien médecin particulier de Bourguiba, ne dédouane nullement ce mouvement. Et pour cause, les deux témoins cités plus haut, Sahbi Amri et Ahmed Mannaï, n’ont aucun doute : c’est bien Ennahdha qui a commandité ces attentats exécutés par certains de ses militants dans la région du Sahel. M. Amri, qui était «au cœur des évènements», comme il le dit lui-même dans une vidéo diffusée par ‘‘Aljarida.com’’ (Partie 1 et partie 2), affirme avoir été chargé par deux dirigeants du mouvement islamiste, Hamadi Jebali et Salah Karkar, de faciliter la fuite en Algérie du principal auteur des attentats Fathi Maâtoug, dans sa propre voiture. Et c’est un autre membre d’Ennahdha, Hedi Ghali, accessoirement agent de la sûreté de l’Etat, qui avait alors apporté l’argent pour payer le passeur. La fuite a eu lieu via la région frontalière située entre Kalaât Senan et Aïn Ouedey.
M. Amri, médecin et agriculteur de son état, affirme avoir refait le même trajet, deux jours après, avec à bord de sa voiture, deux autres fuyards, également impliqués dans l’organisation des attentats de Sousse et Monastir, Mohamed Chemli et Abdelmajid El Mili. L’opération a été menée à la demande des mêmes commanditaires, Hamadi Jebali et Salah Karkar, et dans les mêmes conditions.
M. Amri, qui avait organisé, peu de temps auparavant, la fuite de sa propre sœur, militante d’Ennahdha, dans des circonstances semblables, affirme n’avoir pris conscience de la gravité de son acte que lorsqu’il a vu, le soir même ou le lendemain, à la télévision nationale la photo des fuyards désignés comme étant parmi les auteurs des attentats recherchés par la police.
Le médecin confirmera, par ailleurs, dans la même vidéo, l’existence d’une aile militaire armée au sein d’Ennahdha, qui préparait un coup d’Etat pour le 8 novembre 1987, mais dont le plan avait été découvert par accident, à la suite d’un contrôle policier anodin, effectué sur la personne de Mahmoud Chammam, près de l’hôtel El Mechtel, à Tunis. Ce dernier, qui était en possession d’une liste d’officiers de police et de militaires appartenant à Ennahdha, a fini par donner, sous la torture, dans son lieu de détention à la caserne de l’Aouina, les détails du plan, qui prévoyait une attaque contre les prisons pour libérer les membres et les dirigeants d’Ennahdha et créer un état d’anarchie dans le pays.
Ahmed Manaï exige des excuses d’Ennahdha
Un autre témoignage est celui d’Ahmed Manaï, qui était lui aussi proche d’Ennahdha, et dont le fils, Bilel, à l’époque âgé de 15 ans, avait été arrêté, le lendemain des attentats de Sousse et de Monastir, avant d’être condamné, avec 37 autres jeunes de Ouerdanine, à une peine de 2 ans et demi de prison. M. Manaï est lui aussi catégorique : c’est Ennahdha qui a commandité et fait exécuter ces attentats. «Les dirigeants d’Ennahdha, qui se voient aujourd’hui aux portes du gouvernement, auraient dû demander pardon aux Tunisiens», dit-il dans une interview accordée à notre confrère Ameur Bouazza de Radio Monastir (cliquez ici pour voir la vidéo).
M. Manaï qui avait été arrêté, emprisonné et sauvagement torturé sous Ben Ali, avant de choisir l’exil en France, a raconté sa douloureuse expérience dans un ouvrage intitulé ‘‘Supplice tunisien. Le Jardin secret du Général Ben Ali’’ (éd. La Découverte, Paris, 1995).
Dans l’interview de radio Monastir, il dit que la date du 2 août, celle des attentats de Sousse et de Monastir, a complètement bouleversé sa vie et celle de sa famille. C’est pour cette raison, d’ailleurs, qu’il exige aujourd’hui, avec beaucoup d’autres Tunisiens, que les dirigeants d’Ennahdha aient aujourd’hui le courage politique d’avouer leurs erreurs et présentent leurs excuses à leurs concitoyens dont ils s’apprêtent à solliciter le suffrage.
Imed Bahri

BARDO 1 : La Lutte pour Al Karâma Continue par Rashid SHERIF

BARDO 1 : La Lutte pour Al Karâma Continue
« Ouhibouka Ya Châabi »
Farhat Hachâd
Mort assassiné

A quelques jours du premier anniversaire de l’assaut final donné par notre peuple contre la tyrannie et pour la dignité, journées glorieuses de l’insurrection populaire pacifique et victorieuse, nous nous retrouvons encore une fois face à un retour en force d’une tyrannie encore plus dangereuse que les précédentes pour les générations présentes et à venir.
Au Bardo, participant au sit-in des indignés d’hier et d’aujourd’hui, nous pouvons témoigner de l’évènement du samedi 03 décembre, près du siège de l’Assemblée Constituante, lequel a opposé face-à-face deux manifestations antagoniques de l’actuel échiquier national : d’une part un large groupe brandissait les étendards obscurs de la mort au nom d’une religion défigurée, pauvres mercenaires à la solde des USA et du Qatar, en contradiction avec eux-mêmes par leur déni du droit citoyen des indignés de manifester à travers un sit-in pacifique; de l’autre, le rassemblement solidaire de forces vives patriotiques, parmi celles-là mêmes qui avaient vaillamment envahi la scène nationale lors des journées insurrectionnelles. D’un côté les vociférations grossières et menaçantes d’un ramassis de lumpen probablement soudoyés, voyous avérés de certains quartiers marginaux de Tunis, victimes et complices de cette même marginalité. De l’autre côté s’est retrouvé dans une ambiance bon enfant, une tranche véritablement représentative de la population, âges et genre confondus, au chant joyeux, brandissant le drapeau national tout en déclamant les vers de notre immortel Abul Kacem qui sans relâche nous rappelle au devoir sacré de la lutte contre la tyrannie. Ces éléments irréconciliables semblent présager une polarisation imminente des forces dans notre pays encore instable : les unes –une petite minorité- se montrent nettement en faveur de la restauration de la tyrannie ; les autres –la grande majorité- affirment leur tolérance et leur engagement pour un changement social réel et une patrie inclusive pour toutes et tous.
Des agences de presse occidentales connues pour leur dépêche tendancieuse, reprise le soir de façon servile par le journal télévisé issu des mêmes rédacteurs obséquieux d’hier, ont cherché à dépeindre la situation au Bardo comme étant celle de groupuscules opposés, islamistes contre laïcs. Il est temps de démentir par tous les moyens de communication ces basses manœuvres d’une presse à la solde des forces impériales occidentales.
Rappelons que ces mêmes hordes marginales déchainées, ivres d’un pouvoir illusoire ou plutôt de son absence, mettent à profit la mollesse d’institutions transitoires pour intimider nos femmes, nos étudiants, nos enseignants ; et même pour passer à l’acte en toute impunité et de façon odieuse comme lors des descentes de militia fasciste la nuit contre nos compatriotes de Gafsa et d’autres régions, blottis sous leur tente de fortune au Bardo. A coup de pierre, ils attaquent ceux qui furent parmi les premiers protagonistes de l’insurrection de décembre : Ouvriers en chômage chronique, ces derniers réclament à l’Assemblée Constituante de cesser les luttes stériles pour le pouvoir et prendre des mesures urgentes en faveur des régions soumises à l’oubli et à la misère depuis l’époque coloniale.
On pouvait déchiffrer sur les pancartes tenues à bout de bras par nos citoyens(es) indignés(es), femmes, hommes et adolescents, tant leurs idéaux patriotiques que la dénonciation des opérations de diversion orchestrées par des forces oppressives qui prétendent usurper et séquestrer coûte que coûte le pouvoir et le pays au nom d’un fanatique substitut religieux en guise d’idéologie, à l’encontre d’une religion dont ils ignorent et la noblesse de fondement à sa source et les valeurs universelles de libération. Ouvriers en chômage, dignes, debout, venus de loin et citoyens libres de la capitale ont retrouvé à l’unisson le même élan contestataire vécu dans les rues de la ville en janvier, les mêmes gestes de solidarité de l’époque des sit-in de la Kasbah.
Voici en résumé ce que les dépêches étrangères et les chaines TV nationales cherchent à camoufler en vain, les choses étant au vu et au su de tout(e) citoyen(ne) honnête:
1- Ennahdha et ses acolytes entreprennent depuis des semaines une vaste opération d’intimidation et de diversion, cherchant à jeter de la poudre aux yeux ou un voile d’aliénation moyenâgeuse obscur et opaque sur certaines femmes comme sur notre actualité, pour couvrir leurs basses manœuvres en coulisse et à l’Assemblée Constituante, pour substituer à nos vrais problèmes une soi-disant crise identitaire nationale, sous couvert de religion. « Lorsque nous exigeons la séparation des pouvoirs, ils répondent par la séparation des sexes ! » –selon un subtil slogan populaire.
2- Passage en force d’Ennahdha à l’Assemblée Constituante au mépris de ses alliés traités comme des larbins sans mentionner l’opposition, au mépris tout aussi bien de l’ensemble des citoyens. Cette formation politico-religieuse (sic) cherche à usurper TOUS les pouvoirs de l’État ainsi que tous les postes-clés de l’appareil administratif et de la banque centrale nationale. Le mouvement Ennahdha tend à mystifier la population par sa revendication fallacieuse d’une prétendue majorité, alors qu’il dispose seulement du plus grand nombre relatif de sièges.
3- Rappelons à la suite de l’excellente analyse des résultats électoraux par la Professeur Hédia El May, que le mouvement Ennahdha a bénéficié d’un seul vote sur cinq électeurs(trices). Comme par hasard, notre pays compte (malheureusement !) un(e) citoyen(e) analphabète sur cinq ! A vous de conclure !
4- Les citoyens indignés au Bardo depuis des jours exigent l’arrêt des agressions nocturnes contre nos humbles compatriotes et ces infâmes manœuvres d’Ennahdha. Ils s’adressent aux représentants à l’Assemblée Constituante pour rappeler quelques principes de base suivants, fondement à long terme de la nouvelle constitution.
3-1. Nette séparation des trois pouvoirs de l’État, législatif, exécutif et judiciaire
3-2. Réaffirmation absolue et inamovible du Statut Personnel et des libertés citoyennes
3-3. Mandat exclusif d’un an pour cette Assemblée et le gouvernement transitoire
3-4. Vote en dernière lecture du texte de la nouvelle constitution par ¾ des voix
3-5. Vote de confiance, majorité simple pour instaurer ou démettre le gouvernement
3-6. Vote par referendum de la nouvelle constitution. Le peuple est seul souverain.
Par ailleurs, ces citoyens indignés rejettent les luttes minables de politiciens de basse politique pour des sièges et portefeuilles ministériels, des parvenus sur la scène publique loin d’être à la hauteur du mandat du peuple. Ils exigent que l’attention soit portée sur la rédaction de la nouvelle constitution par des personnes compétentes et dénoncent les documents suspects d’Ennahdha préparés longtemps à l’avance par des mains occultes et soumis par surprise aux membres des commissions. Ces politiciens sans envergure –absents, rappelons-le durant les journées insurrectionnelles- sont loin de répondre aux revendications des insurgés dont seule l’audace leur a ouvert la voie à cette assemblée. Les citoyens au sit-in du Bardo se prononcent en faveur d’un gouvernement transitoire d’intérêt national mandaté pour une année par l’Assemblée Constituante. Il devrait être composé d’éléments choisis non pas du fait de leur filiation politique mais bien pour leur compétence technique et administrative.
5- Il est essentiel d’éviter de nous laisser piéger par des provocations selon un effet de recrutement et d’entrainement dans des polémiques vaines issues des opérations de diversion orchestrées à travers le pays de la part de ces éléments hargneux et destructeurs. Leurs insultes du style « kouffâar » (infidèles) méritent le mépris silencieux afin d’investir nos énergies dans l’affirmation ferme de nos objectifs et nos valeurs. El Quijote disait à Sancho, si les chiens aboient c’est que nous avançons.
6- Dans la conjoncture actuelle, il est urgent d’une part d’unifier les forces citoyennes vives encore dispersées à notre grand détriment pour faire face à une marée fascistoïde compacte qui risque de plonger le pays dans un affrontement catastrophique. D’autre part, il nous faut nous rassembler, unis dans notre diversité, autour de l’édification d’une nouvelle république inclusive. Nous devons donc affirmer nos valeurs éthiques et nos idéaux de lutte, en positif, établir notre stratégie globale pour faire aboutir nos objectifs patriotiques de libération nationale et ainsi honorer nos concitoyens du mouvement insurrectionnel qui a coûté tant de sacrifices.
7- Durant les glorieuses journées de décembre à janvier, la peur avait changé de camp. Aujourd’hui, nous faisons face à des éléments au passé terroriste notoire encore frais dans toutes les mémoires, tant au pays comme à l’étranger. Ces éléments rétrogrades avérés, honteusement conjurés au grand jour avec des puissances étrangères sont à l’évidence des usurpateurs aux ambitions hégémoniques illégitimes. Avec des yeux vitreux plus gros que le ventre, en fait ils ont peur sachant que nous n’avons pas peur !
TAHYA TOUNES AL HORRAH !!!

Egipto, Siria, Yemen: la hora de los hornos por Rashid SHERIF

Quisiera aprovechar la oportunidad de la nota informativa que sigue [Red Voltaire vía Paz con Dignidad] del Profesor norteamericano Webster Tarpley, desde Damasco, Siria, para hacer algunos comentarios:

«Después de la “ayuda humanitaria” de la OTAN a Libia que fue más bien un baño de sangre, con 150,000 muertos y ahora con Egipto, donde la gente recién se está dando cuenta lo que era desde un principio —no hubo ninguna revolución allí—, fue un completo fracaso y ahora la gente está empezando a entender ese engaño. Sin embargo, la señora Clinton y la señora Rice (sic) continúan impulsando y promoviendo ese fracasado modelo de sublevaciones, es decir la revolución de color, pero esta vez con el respaldo de tropas terroristas, mercenarios —la gente de Al-Qaeda y la Hermandad Musulmana. Hay un movimiento cada vez más importante y creciente dentro de la sociedad musulmana que dice: « “Nosotros queremos la reconciliación, queremos la ley y el orden, y queremos sobre todo la legalidad”», afirma el Profesor Webster Tarpley.

1- Es preciso no confundir lo que se llamó “revolución de colores”, sublevaciones promovidas por la CIA y el Departamento de Estado para fragmentar y penetrar las sociedades que fueron parte de Europa del Este, con lo que sucede ahora en África del Norte y el Cercano Oriente. Obama ha sido parte de esa confusión cuando se atribuyó los sucesos de Túnez.

2- Empezando por Túnez de donde se disparó la chispa, insisto en decir que se trata de una genuina insurrección popular pacifica y victoriosa que tiene antecedentes de largas luchas populares por décadas duramente reprimidas en sangre por el régimen anterior apoyado por las potencias occidentales. Esta insurrección al culminar con éxito fue una gran sorpresa para el mundo entero y para esas potencias occidentales en primer lugar. Negar este hecho histórico seria quitarle a nuestro pueblo el crédito de su valiente resistencia y sus luchas por la dignidad y la liberación, aunque con logros aún modestos. Hay que denunciar, al contrario, las pretensiones de las fuerzas imperiales en su empeño por desvirtuar los hechos haciendo creer que se trata de un nuevo episodio de sus manipuladas “revoluciones de color”.

3- Insisto: No hay que confundir aquí sublevaciones –Túnez conoció varias de ellas en los últimos 50 años, a niveles locales–, y la insurrección popular pacifica que hizo caer al presidente en 29 días con su gobierno, derogó la constitución y llamó a una asamblea constituyente que ya está en función desde una semana. Estos fueron los objetivos básicos del pueblo en rebeldía durante la insurrección y sólo se lograron en Túnez por ahora.

4- Si no hay que confundir sublevación con insurrección popular, tampoco se debe confundir ésta última con revolución social. Precisamente, la situación actual en Túnez está lejos de ser “revolucionaria”. Los partidos políticos y los sindicatos que eran totalmente ausentes durante las largas semanas insurreccionales, han logrado volver con fuerza al frente del escenario político para recuperar los logros del pueblo y restaurar el régimen neocolonial a través una componenda entre islamistas y burguesía parasitaria con la bendición de EEUU, Francia y Qatar. Esto es sólo un revés y no una derrota para un pueblo que demostró arrojo y rebeldía con sus mujeres y su juventud en las calles sin más miedo ni siquiera de las balas asesinas de la policía. Faltaron factores de índole organizativa e ideológica para que la insurrección culmine en una revolución social. Es evidente que los enemigos de adentro y afuera tienen todavía amplio margen de maniobra para bloquear la ruta liberadora y restaurar sus intereses. En Túnez, pues, seguimos a pesar de todo y por razones complejas atrapados en el sistema neocolonial. Por eso, precisamente, la lucha por la independencia continúa en Túnez como en muchas otras partes.

5- Al encenderse rápidamente los focos de la rebeldía popular en Egipto, Yemen y Bahréin, las fuerzas imperiales de EEUU, la OTAN e Israel apoyadas por sus lacayos feudales Sauditas y Qatar, han aprovechado el contexto insurreccional en el Norte de África y el Medio Oriente para fomentar desde afuera y con fuerzas mercenarias la invasión militar al territorio libio. Contrariamente a sus tácticas “blandas” en Europa del Este, ellos intervinieron en Libia con ventajas de sus armas más destructivas al estilo de las invasiones europeas en épocas lejanas del siglo XVI en América y las del siglo XIX en África y en Asia. Ellos están tratando el mismo escenario ahora en Siria con apoyo de Turquía y la desprestigiada Liga Árabe. Eran planes preparados de antemano desde hace mucho tiempo en la espera de la mejor oportunidad, la que se dio finalmente. Con afán de garantizar aún por varias décadas venideras sus intereses geopolíticos y su rapiña de los recursos naturales en nuestras regiones, para hacer pagar al SUR la tremenda crisis sistémica del capitalismo global neoliberal, sus planes se han ampliado ahora para ir creando mediante democracias de fachada de mano del llamado Islam político moderado, un bloque islámico de corte sunita a su servicio desde Marruecos hasta las fronteras del Irán chiita.

6- Las luchas populares insurreccionales (Túnez, Egipto, Yemen, Bahréin y con un matiz diferente en Marruecos) llegan a ser recuperadas por parte de las fuerzas imperiales y sus agentes internos islamistas producto de un dramático vacío ideológico de las fuerzas populares y décadas de sangrientas represiones que han impedido una mayor y mejor organización de la voluntad de cambio del pueblo.

7- Por otra parte, el Profesor Tarpley está indicando a continuación un conjunto de fuerzas aparentemente heterogéneas compuestas por elementos de Al-Qaeda con militantes de la Hermandad Musulmana en Siria, una fórmula que acaba de producirse precisamente en Libia: “…el respaldo de tropas terroristas, mercenarios —la gente de Al-Qaeda y la Hermandad Musulmana…”. Recordemos que tanto el uno como el otro fueron creación de la CIA primero en la lucha de los poderes occidentales contra Gamal Abd-Enasser en Egipto, luego la confrontación con la URSS en Afganistán en tiempos de la Guerra Fría. Una nueva convergencia de intereses pudo reunir elementos de Al-Qaeda y de los Hermanos Musulmanes con la CIA ayer en los Balcanes y recientemente en Libia vía El Qatar. Semejante coalición ha probado ser explosiva y altamente destructiva.

8- Con la agresión contra Siria están amenazadas con gravísimas consecuencias las fuerzas de la resistencia popular en Líbano, Palestina e Irán. Sean cuales sean las contradicciones internas de la sociedad Siria, las sublevaciones actuales iniciadas desde la frontera sur con Jordania por donde se siguen infiltrando mercenarios con armas, aunque puedan tener eco en algunas capas de la sociedad Siria, no dejan de ser, igual que Libia, un viejo plan de las fuerzas imperiales de EEUU, OTAN con su agente local Israel y los poderes feudales árabes.

9- La paradoja es que los regímenes que más fuertemente han reprimido a la Hermandad Musulmana son los que precisamente le han proporcionado de hecho una amplia base popular estable para su sustento sociopolítico, bajo la cortina de humo de un Islam manipulado: la miseria deshumanizante, la extrema pobreza y la pobreza en medios rurales y urbanos en que han sido condenados millones de seres humanos, con el reciente refuerzo de capas de clase media empobrecida, producto tanto del viejo capitalismo salvaje de la burguesía parasitaria en el contexto neocolonial como de la crisis del mismo sistema neoliberal en países del Norte. Sin pasar por alto el gran oportunismo, el conservatismo retrogrado, el vacío ideológico, el afán de poder de la Hermandad Musulmana y su colusión actual con los EEUU, hay que reconocer el hecho de su arraigo real aunque sea por engaño en estas capas sociales marginalizadas en el contexto indicado: lo mismo pasa en Túnez como en Marruecos, Egipto, Yemen y otras partes.

10- Los que llaman a la calma y una “rápida reconciliación, la ley y el orden”, en Egipto por ejemplo, son las clases privilegiadas apoyadas por la alta jerarquía del ejército, una cúpula de vendepatria entregada a los intereses de EEUU e Israel, enemiga de la causa palestina, acaparadora del poder del Estado fuente de privilegios socioeconómicos y financieros.

Sin embargo, en los países citados las contradicciones socioeconómicas junto con el despertar de jóvenes y mujeres rebeldes más temprano que tarde llegarán a desenmascarar el engaño de los islamistas y sus amos extranjeros. Mientras empeoran las causas que han llevado a las sublevaciones y hasta las insurrecciones, la lucha de los pueblos seguirá adelante. Queda sin embargo una incógnita crucial acerca de la organización de un amplio movimiento social estructurado, capaz de unificar las fuerzas patrióticas en función de una ideología de lucha coherente que pueda desembocar más allá de una insurrección popular hacia la meta de nuestra irrenunciable independencia nacional, condición de la liberación de las fuerzas productivas, correlativo del cambio social radical necesario.

Túnez Insurgente: ¿Restauración o Cambio? por Rashid SHERIF

“Si el Pueblo un día quiere la Vida
Es preciso que fuerce el Destino”
-Abul-Kacem Echâbbi
Poeta, Prócer de la Independencia de Túnez

*

Contexto
Intifadat al Karâma o Insurrección de la Dignidad fue la chispa tunecina que en sólo 29 días encendió los predios en África del Norte, Medio Oriente, llegando hasta estimular a los indignados de Europa y EE.UU. La larga lucha de varias generaciones culminó así en aquella magnifica gesta insurreccional popular pacifica y victoriosa contra un Estado neocolonial.
Algunos factores fueron decisivos en última instancia: El neoliberalismo había agravado aún más grandes desequilibrios regionales mantenidos por décadas en una economía dependiente del turismo extranjero en zonas costeras para beneficio de empresas europeas y una burguesía parasitaria. Por otra parte, el alto grado de desempleo crónico de los jóvenes calculado en unos 25 % a nivel nacional, 2/3 de los cuales son cuadros altamente calificados técnica y académicamente, los llevó a la desesperación. El terrorismo de Estado con represión brutal y desprecio hacia los derechos humanos estimuló la rebeldía popular. El Estado acabó por ser secuestrado por el propio presidente — sin dejar de mencionar sus actividades secretas como agente de la CIA y del Mossad israelí- con su pandilla mafiosa de estafadores, con una corrupción general desenfrenada a todos los niveles administrativo, económico y financiero, incluyendo tráfico de droga y de armas. Parecía que todo el país estaba por vender.
Secuencia de la sublevación popular: Resistencia de varias generaciones de luchadores desde el tiempo de la colonia hasta el presente, sufriendo torturas, años de cárceles y muertes. Huelgas reprimidas brutalmente. Desobediencia civil. Irreverencia obrera y estudiantil. Manifestaciones y rebeldía de calle cada vez más amplias con las mujeres y la juventud al frente. Finalmente, insurrección popular en forma de tsunami subiendo desde el sur y el oeste sin líderes ni partidos políticos, culminando con una huelga general nacional indefinida.
El pueblo ocupa la calle por días y noches, huye el tirano, cae su gobierno: el pueblo entonces con arrojo y dignidad exige y consigue la derogación de la vieja constitución, la prohibición del partido gobernante, la prosecución de los torturadores y francotiradores asesinos; el pueblo exige también una asamblea constituyente con una comisión independiente para vigilar el curso del periodo transicional y la preparación de las elecciones para dicha asamblea constituyente con paridad mujer/hombre.
El 23 de Octubre 2011 el pueblo vivió con alegría y gran sentido del civismo las primeras elecciones legislativas libres y transparentes. Independientemente de los resultados, en sí mismo el evento es sin precedentes y de gran alcance. No cabe la menor duda.
Nueve meses habían transcurrido desde la caída del régimen que provocó un despertar brutal de las fuerzas imperialistas occidentales con EEUU, Francia e Inglaterra al frente. Ellos trataron de retomar la iniciativa para frustrar el proceso liberador de la insurrección tanto en Túnez como en los demás países que siguieron su ejemplo, Egipto, Yemen, Bahréin, Jordania,
Marruecos, entre otros países en camino. Acto seguido, se aprovecharon del contexto para poner en práctica sus viejos planes al estilo colonial de invasión militar directa y masiva de la OTAN a un país soberano, Libia, sometiéndolo al saqueo de sus riquezas naturales. Y ahora están tratando de desestabilizar a Siria con ayuda de sus servidores de la Liga Árabe en función de sus intereses y los de Israel en el Medio Oriente. Han declarado públicamente que el Departamento de Estado y otra de sus agencias habían gastado unos treinta millones de dólares durante el periodo pre-electoral en Túnez.
Con sumo cinismo y desesperación, en Túnez, Egipto, Libia y más países árabes, estas potencias occidentales buscan alianzas con los Hermanos Musulmanes y elementos de Al Qaeda para asegurar sus planes contrarrevolucionarios. Era preciso convertir al ejemplo insurreccional tunecino en mal ejemplo, aparentándolo como finalmente derrotado a los ojos de otros pueblos del mundo africano y árabe que intentarían sublevarse. Al mismo tiempo, y en nombre de oportunistas convergencia de intereses, dichas potencias están afanadas en transfigurar a los islamistas en respetables demócratas made in USA, como partidos islámicos con pretensiones hegemónicas.
A la luz de los resultados de las elecciones en Túnez para la asamblea constituyente, el concurso de circunstancias históricas internas junto con el intervencionismo imperialista aseguraron una ventaja relativa a favor del movimiento islamista conservador llamado Ennahdha (renacimiento), con su tropa de choque fascista, los Salafistas.
Hasta aquí parece que las fuerzas neocoloniales han logrado su objetivo de contener y convertir el “mal” ejemplo insurreccional de Túnez, tan odiado por los tiranos inquietos del África y del Medio Oriente, en un “buen” ejemplo decente a seguir, algo así como su nueva vidriera de un “Islam político moderado”.
Más sin embargo, no se han percatado que el genio ya salió de la botella.
¡Por la independencia y la soberanía, Abul-Kacem vive, la lucha sigue!

I- El Viento de la Tempestad
Contexto general del movimiento popular insurreccional

1. Datos histórico – políticos
Túnez es un país africano con una historia milenaria prestigiosa. Su tamaño es pequeño, unos 166.000 km2, en la punta noreste del África y al sur del mediterráneo, frente a Italia, posición geográfica estratégica que atrajo desde la antigüedad hasta nuestros días la codicia y la invasión de varios imperios.

En 1956, Túnez accede a una independencia formal al cabo de 76 años de colonialismo francés. En el transcurso de los últimos 55 años, sólo dos presidentes se habían turnado. El primero llegó al poder mediante una componenda con el imperio francés y dio un golpe de estado (¡vía la asamblea constituyente!) al monarca colaborador; mientras el segundo siendo primer ministro, agarró el poder también por un golpe de palacio en 1987 apoyado por fuerzas policiacas y no los militares. El primero creó a su antojo una constitución de tipo presidencial seudo republicana en un contexto propicio de unidad nacional anticolonial y antimonárquica. El segundo la manipuló por 23 años también a su antojo en un régimen autoritario y altamente corrompido apoyado por los gobiernos europeos, por EEUU, Israel, las multinacionales y los ricos risuelos vendidos del golfo árabe.

2. Retrato instantáneo de los años de independencia formal
Situación de la Mujer
En 1956 Túnez tiene seis millones de habitantes, sin recursos naturales o casi, con su fuerza laboral como elemento fundamental de su desarrollo y una tradición agrícola milenaria. El primer presidente, por razones económicas y políticas, favoreció el estatus personal de la mujer tunecina, contribuyendo de forma paternalista pero eficiente a su emancipación de la poligamia feudal, tratando a la vez de ampliar la fuerza laboral y su propia base electoral.

Para lograr éste objetivo, había también que liberar la mujer de las tradicionales maternidades sucesivas de 8 a 12 embarazos. Es así como se aplicó por varios años la política de planificación familial en todo el país –con apoyo técnico y financiero estadunidense- para controlar la tradicionalmente alta demografía. En 55 años la población ni se duplicó, se ha pasado de los seis a sólo once millones de habitantes, cayendo desde el promedio de 8 hasta 3 hijos, siendo menos en zonas urbanas. Actualmente, la natalidad se estabilizó por debajo de dos hijos, o sea 1.67 per familia.

Educación
Con el transcurso de los años, la ley orgánica de la escuela obligatoria para los dos géneros elevó la tasa de alfabetización a 72%, con oficialmente el 95% de los niños escolarizados, siendo en principio la enseñanza obligatoria hasta los 14 años. La escuela y la universidad públicas son gratuitas, también el transporte estudiantil en zonas urbanas costeras, quedando los libros y demás necesarios a cargo de los padres, gastos a veces difíciles de satisfacer por muchas familias, aunque el Estado provee un subsidio del 4% para los más pobres. Existen escuelas y universidades privadas elitistas, algunas incluso extranjeras con programas propios, cupo limitado y alto costo de matrícula.

Sin embargo, la realidad es otra en los cinturones de las villas miseria alrededor de la capital, otras ciudades costeras y más aún en regiones rurales empobrecidas donde los pequeños escolares mal vestidos, mal calzados, mal alimentados, tienen que caminar solos a pie unos 5 a 7 kilómetros para alcanzar sus aulas y luego caminar otros tantos de regreso a sus hogares, sin mencionar los tiempos invernales de frio y lluvia cuando están obligados a resguardarse en casas donde en algunas zonas carecen de agua potable y de electricidad. En estas condiciones habrá seguramente más del 28% de analfabetos declarados, sobretodo en zonas rurales y suburbanas en los cinturones de miseria, y por supuesto más del 4% de pobres en el país.

En los últimos años, ha surgido el fenómeno de la brecha digital. 33% de la población tiene acceso al Internet, o sea alrededor de 3 500.000 personas, jóvenes en su mayoría. Comparativamente con otros países africanos, se puede afirmar que la población tunecina en general se caracteriza por su elevado nivel cultural y educacional. Sus numerosos contingentes profesionales, administrativos, técnicos y académicos son a menudo blanco de cazadores de cerebros para su fuga y objeto de explotación con bajos salarios por parte de empresas extranjeras dentro y fuera del país.

Salud
En principio la atención médica es gratuita pero con alta deficiencia de la calidad hospitalaria, lo que contribuyó a pesar de todo a alzar la esperanza de vida al nivel más alto de África, siendo 78 años para la mujer y 73 años para el hombre. Las clínicas privadas abundan, caras por supuesto, con una calidad que atrae pacientes de los países vecinos e incluso europeos.

3. Presupuesto
En resumidas cuentas, en los últimos 55 años, éstas políticas estatales de la república han elevado sustancialmente el nivel educacional general de la mayor parte poblacional, creando a su vez un numeroso contingente de técnicos calificados y graduados universitarios para un mercado laboral muy limitado. El presupuesto estatal de la educación es el más alto del país, seguido con él de la salud, mientras él de la defensa es el más bajo.

Para no inducir una interpretación errónea en cuanto al presupuesto de la defensa, vale recordar que el presidente derrocado creó una guarda pretoriana altamente sofisticada de unos 150.000 hombres y mujeres, objeto del terror de los ciudadanos, bajo su mando personal y ¡pagados por él! mientras había reducido a las fuerzas armadas nacionales (todas armas confundidas) a unos 15.000 hombres con armas cuando eran unos 50.000.

4. Luchas sociales: Condiciones generales de la rebeldía

Secuencia de la sublevación popular: Resistencia de varias generaciones de luchadores desde el tiempo de la colonia hasta el presente, sufriendo torturas, años de cárceles y muertes. Huelgas reprimidas brutalmente. Desobediencia civil. Irreverencia obrera y estudiantil. Manifestaciones y rebeldía de calle cada vez más amplias con las mujeres y la juventud al frente. Finalmente, insurrección popular en forma de tsunami subiendo desde el sur y el oeste sin líderes ni partidos políticos, culminando con una huelga general nacional indefinida.

Según estadísticas oficiales, en Túnez existe un alto índice de clase media hasta 65%, una clase obrera 22%, clasificados pobres 4% y los ricos 9 %; repartidos en 65% de población urbanizada y 35% rural. Estas cifras oficiales pueden inducir a hacer creer que en Túnez una mayoría goza de una relativa buena calidad de vida, comparativamente con otros países africanos, menos Libia en los tiempos de Gaddhafi. Otras cifras del PIB enarboladas dentro y fuera del país apoyan con falsedad esta impresión.

La realidad es otra: El segundo presidente ahora derrocado había manipulado la constitución a su antojo con abierta complicidad de los imperios de EEUU y UE. Renovaba mandatos fraudulentos al 98% con muy baja concurrencia a las urnas. El país vivía con una alta deuda externa, un desempleo crónico llegando al 25% para los jóvenes, un alto porcentaje de los cuales son calificados profesionalmente y ni siquiera han tenido un primer empleo en su vida. En un país con tradición agrícola milenaria, granero de Roma en la antigüedad, se había abandonado el campo a las prácticas geófagas de los latifundistas. El afán de ganancia rápida y sin valor agregado movió la burguesía parasitaria junto con las multinacionales a vender playas, arena y sol con el auge invasivo de la industria turística en todo el litoral por cientos de kilómetros con la consecuente pauperización de la población en el campo, regiones del sur, centro, oeste y noroeste.

El régimen policiaco dictatorial había cerrado el camino a los partidos políticos, menos unos muy pocos usados como fachada pluralista. Los sindicatos se habían limitado a un rol blando de testigo y mediador ambiguo, superados por las bases. La vida asociativa estaba atrofiada en manos del partido gubernamental. Los militantes combativos entre obreros y estudiantes sufrieron encarcelamiento, torturas y muerte. El presidente, su familia y sus agentes gozaban de impunidad con un comportamiento abiertamente mafioso a escala nacional. El conjunto de estos factores catastróficos había generado protestas, sublevaciones locales violentamente reprimidas, algo que la llamada opinión internacional callaba a sabiendas. Más de 1 150 000 ciudadanos son expatriados unos por motivos económicos, otros exiliados por salvar sus vidas.

Todo lo cual llevó a una completa descomposición moral y una carencia total de legitimidad del régimen mafioso feroz que se apoderó del Estado con un Partido-estado, siempre apoyado tácita o abiertamente por las potencias imperiales occidentales hasta el propio día de su derrota por el pueblo insurrecto. No olvidar que el gobierno francés ofreció la víspera misma de ese derrocamiento enviar sus tropas de choque antimotines para salvar a su aliado y su régimen oprobioso. Acto seguido, ese mismo gobierno trató de lavarse la cara ofreciendo al blando gobierno actual de transición tunecino prestamos financieros y un pequeño asiento en una reunión del G8!

Esta degeneración del régimen llegó hasta sacudir e infundir desesperación en su propia base sociopolítica, la burguesía parasitaria, los empresarios y la clase media urbana. Ellos salieron también espontáneamente a la calle expresando de pronto su cólera junto con las mujeres heroicas y los jóvenes. Eran días tan emocionantes de una unidad nacional jamás vista. Veremos más adelante el precio que el imperialismo hará pagar a estas capas sociales privilegiadas por su “traición”, pasando del lado de la rebeldía del pueblo.

Entonces, es así como a lo largo de los años, con el acumulo de las protestas dispersas en regiones abandonadas del interior, se pasó al nivel superior de las luchas frontales de la resistencia popular, la desobediencia civil y la rebeldía de calle. Cuanta más represión con más muertes y heridos graves surgía más arrojo y bravura del pueblo en las calles en todo el país. Vemos hoy en día el mismo escenario en Yemen y Bahréin. En un principio, las noticias de las brutales represiones en el interior del país eran sofocadas por el control gubernamental de los medios habituales de comunicación.

Sin embargo, a través de las redes sociales (Facebook, Twitter y correos Internet), un sinnúmero de jóvenes llegó a romper el cerco del silencio criminal para difundir la información. En pocas semanas, se creó una amplia ola de desaprobación hasta un nivel de saturación del umbral de tolerancia de las exacciones del régimen asesinando y matando a los ciudadanos en las calles por los francotiradores de la guardia pretoriana del presidente. El sacrificio del joven Mohamed Bou Azizi que se inmoló como última y desesperada protesta prendiéndose fuego en la pequeña localidad rural de Sidi Bouzid (centro-oeste del país) fue interpretado no como un suicidio sino como un asesinato por el régimen. Por consiguiente, se le considera un mártir de la Insurrección.

Aquel hecho terrible chocó profundamente la opinión pública y fue finalmente la chispa que desencadenó la resistencia masiva y la rebeldía permanente de calle, una ola de tsunami que creció gradualmente desde el sur y el oeste hacia las regiones costeras, las grandes ciudades y finalmente la capital. A los 29 días de aquel suceso trágico, el pueblo alzado hizo caer de forma estrepitosa al régimen, logró derrocar al presidente mafioso quien huyó a Arabia Saudita llevándose del país altas sumas de dinero, joyas y oro.

La continua masiva rebeldía de calle exigió de forma inminente y logró la abolición de la constitución y la promulgación de una asamblea constituyente entre otras medidas radicales de cambio sociopolítico.

Con más datos y detenimiento, se pudiera desenredar el hilo de las contradicciones latentes que llevaron al apogeo de lo que el pueblo llamó “la Insurrección de la Dignidad”, algo luego banalizado por agencias de prensa y estadistas occidentales interesados en minimizar el evento como “primavera árabe” y “revolución del jazmín”. Es de notar que las noticias de Túnez pronto desaparecieron de los escenarios mediáticos occidentales y del Medio Oriente.

La rebeldía masiva de calle aglutinó a miles de personas de distintas categorías sociales, especialmente mujeres de todas edades y origen social así como la juventud, todas unidas con la misma motivación de reivindicación de la dignidad robada por el régimen, en contra de la injusticia, la desigualad y en contra de la descarada alta corrupción del régimen. Durante los 29 días de vehemente rebeldía popular en las calles, el bravo pueblo se unió fuertemente y espontáneamente sin auxilio de partidos políticos, sindicatos ni líderes. Tampoco se trata de una masa heterogénea. Las manifestaciones de rebeldía estaban integradas por una ciudadanía consciente de la importancia de su rol en ésta hora histórica para rescatar a la Patria. En esto radica la homogeneidad de los reclamos, las banderas, los carteles de las heroicas mujeres y los jóvenes insurrectos pacíficos que alzaban su voz inconfundible de pueblo rebelde. Más allá del derrocamiento de un presidente, era claro su objetivo de cambio social y político. De allí el pánico manifestado en aquellos días por los gobiernos occidentales. Luego con sus maniobras al abierto y con mucho descaro trataron de frustrar aquel anhelo de cambio radical de nuestra sociedad.

Los rumores que han sido difundidos por fuentes occidentales según los cuales la CIA estuviera detrás de la insurrección popular en Túnez, son totalmente tendenciosas; su objetivo es quitarle el crédito y desprestigiar a nuestro pueblo heroico. Obama, en su discurso en la ONU, llegó en su descaro hasta atribuirse la paternidad de aquella insurrección del bravo pueblo contra una tiranía y el neocolonialismo de las potencias occidentales. Esta arrogancia recuerda a Teodoro Roosevelt al frente de su rangers cuando pretendió haber “liberado” a Cuba del dominio español, frustrando los patriotas Mambises de su victoria.

5. Días siguientes al 14 Enero

El presidente derrocado maniobraba desde la distancia de su exilio, apoyado todavía por su camarilla de gobierno y sus agentes. En un principio, ellos trataron de apaciguar la cólera de la calle con promesas de reforma de la vieja constitución y nuevas elecciones presidenciales en un corto plazo –tal como ha estado sucediendo en Egipto. Sin embargo, con su clarividente visión, los millones de rebeldes alzados en permanencia en las calles de todas las ciudades, exigieron ir a la raíz del problema y extirpar el factor fundamental que les robo sus vidas, su futuro y la esperanza: romper con el régimen como tal exigiendo la salida definitiva de ese gobierno y sus agentes en los ministerios, la prohibición de su partido mafioso así como una asamblea constituyente. Desde ya, un número elevado de ciudadanos pidieron y obtuvieron permiso legal para crear asociaciones, emisoras de radio, TV, periódicos y revistas. Una sociedad civil ha estado organizándose rápidamente, preparando listas independientes con paridad mujer/hombre para las elecciones de la asamblea constituyente del 23 de octubre.

A este respecto, hay que desenmascarar las agencias de prensa occidental que han difundido falsos rumores acerca de un desengaño de la población que no se estaba inscribiendo para votar. Primero, hay que aclarar que en 55 años, millones de electores no habían votado nunca en su vida – ¡aunque siempre se haya votado fraudulentamente por ellos! Luego, con razón el cambio de este patrón de conducta abstencionista no se realiza por magia. A pesar de todo, las cifras indicaban antes de finalizar el mes de septiembre el porcentaje record de unos 53% de votantes ya inscritos –unos cuatro millones de electores sobre un número total de casi siete millones de adultos electores.

Por otra parte, la situación de transición sin caos que se vive en Túnez desde el 14 de Enero, sin ninguna institución legalmente elegida a todos los niveles, muestra evidentemente una conciencia y un civismo ciudadano, una capacidad de autogobierno, a pesar de varios intentos de sabotaje perpetrados por agentes del régimen abolido.

II – Buen y Mal Ejemplo
Intervenciones imperialistas para frustrar la lucha del pueblo

Túnez: Buen ejemplo desde el punto de vista liberador, mal ejemplo para los gobiernos opresores de la región y más allá. A los pocos días, la chispa de Túnez alcanzó Egipto, Marruecos, Jordania, luego Bahréin y Yemen. Otros movimientos insurreccionales populares genuinos seguirán y se puede incluso otorgarle crédito a esa chispa tunecina los hechos que luego siguieron en Europa y hasta EEUU por parte de los indignados, como lo estima también Joseph E. Stiglitz a continuación:

La globalización de la protesta. Escrito por Joseph E. Stiglitz, Premio Nobel de Economía Lunes, 07 de noviembre de 2011

El movimiento de protesta que nació en enero en Túnez, para luego extenderse a Egipto y de allí a España, ya es global: la marea de protestas llegó a Wall Street y a diversas ciudades de Estados Unidos. La globalización y la tecnología moderna ahora permiten a los movimientos sociales trascender las fronteras tan velozmente como las ideas. Y la protesta social halló en todas partes terreno fértil: hay una sensación de que el “sistema” fracasó, sumada a la convicción de que, incluso en una democracia, el proceso electoral no resuelve las cosas, o por lo menos, no las resuelve si no hay de por medio una fuerte presión en las calles.

En mayo visité el escenario de las protestas tunecinas; en julio, hablé con los indignados españoles; de allí partí para reunirme con los jóvenes revolucionarios egipcios en la Plaza de Tahrir de El Cairo; y hace unas pocas semanas, conversé en Nueva York con los manifestantes del movimiento Ocupar Wall Street (OWS). Hay una misma idea que se repite en todos los casos, y que el movimiento OWS expresa en una frase muy sencilla:
“Somos el 99%”.

Desde los acontecimientos de Túnez y Egipto, las fuerzas imperialistas se despertaron de su gran sorpresa y trataron de retomar la iniciativa con fuerza tanto en Túnez como en otras partes, para recuperar y desviar el auge insurreccional popular. Hemos mencionado más arriba el caso de Obama con su discurso abusivo en la ONU. Poniendo ahora a su provecho el ambiente insurreccional, las fuerzas imperialistas han podido realizar sus viejos planes conspirativos criminales con la invasión militar a Libia y el horrendo linchamiento y asesinato de Moammar El Gaddhafi, patriota mártir y héroe antiimperialista. Hay que mencionar de paso el lacayismo y colusión confesa del actual gobierno de transición en Túnez con estas fuerzas imperiales invasoras. Ellos intervienen también con brutalidad en Bahréin vía tropas Sauditas y por ultimo con mercenarios atacan a Siria, tratando de duplicar su aventura intervencionista en Libia.
En la espera de la asamblea constituyente, y para evitar un vacío del poder con su posible caos en ausencia de un Estado, tenemos pues en Túnez ese gobierno transicional fruto de un consenso entre políticos que hicieron de pronto irrupción en la escena pública. Se trata de políticos al viejo estilo que velan por la continuidad del régimen sin sus abusos. El gobierno de EEUU, seguido por el sub-imperio francés, ha sido muy activo en trastiendas y al abierto para dictar las líneas directrices de nuestro futuro tanto a sus nuevos aliados islamistas del movimiento Ennahdha como a ese gobierno transicional. El primer ministro y el representante de Ennahdha fueron a Washington para recibir cada uno su hoja de ruta. No es un secreto para nadie que esas fuerzas imperialistas tratan de sustituir el régimen que no les sirve más por otro manteniendo la continuación del sistema neocolonial y la economía de mercado dependiente de Europa y EEUU.
La formula preparada en Washington es la de un dócil “Islam político moderado” en contraposición con un Islam militante anti-imperialista. Se trata de un correctivo oportuno de la política estúpida de cruzada global anti-islámica de G.W. Bush luego de varias derrotas históricas a manos de los talibanes en Afganistán, Hizbollah y Amâl en Lebanon, Hamas en Palestina, el movimiento patriótico de Muqtadha al-Sadr en Irak con su temible Jaysh al-Mahdi (Ejercito al Mahdi), Al Qaeda con mucha reserva por sus va-y-vién desde aliado de EEUU hasta enemigo frontal en varios escenarios, y por supuesto la fuerza aguerrida antiimperialista y antisionista de la Republica Islámica de Irán. Son las diferentes tendencias patrióticas de un Islam político combatiente que contribuyen junto con muchas otras fuerzas revolucionarias de los pueblos del Gran Sur a la lucha planetaria antiimperialista de desgaste constante hasta la destrucción de los enemigos de la humanidad donde quiera que estén. Y por supuesto, la bravura en particular de los pueblos nuestroamericanos, sus gestas de gran dignidad y su firme resistencia tienen profundas repercusiones en el mundo Árabe y por extensión el mundo musulmán en todos los continentes, situación que tiene en jaque y constante preocupación a los EEUU, sus aliados europeos y su apéndice Israel.
Si Túnez al principio mostró ser un buen ejemplo cuando estimuló a otros pueblos del África del Norte (particularmente Egipto, en parte Marruecos) y el Medio Oriente para sublevarse contra regímenes dictatoriales y neocoloniales, las fuerzas imperiales se apresuraron para tratar de sofocar esa llama y utilizarla en la dirección opuesta. De allí, el ballet en Túnez de las visitas reiteradas de personajes como Hilary Clinton, Alain Juppé, sus numerosos emisarios y las intromisiones diarias de sus embajadas. La invitación al primer ministro tunecino a una reunión del G8 y las vagas promesas del FMI y del BM es puro show.
Recientemente, un alto funcionario del Departamento del Estado ha declarado en un programa TV a El Jazeera que su gobierno había ya gastado antes de las elecciones del domingo 23 de octubre en Túnez, la suma de treinta millones de dólares en varias actividades “sociales”. Se sabe por experiencia en Venezuela lo que significa tales inyecciones de grandes sumas de dólares en efectivo traídos por contrabando fronterizo y por valijas diplomáticas de la embajada yanqui a favor de vendepatria, sus aliados locales. De hecho, en una situación económica y financiera caótica post-insurreccional, los miles de millones de dólares y euros de EEUU y Europa han favorecido ampliamente primero el partido islamista conservador Ennahdha, luego otros partidos burgueses autoproclamados con el eufemismo de “centristas”.
Es así como favoreciendo con mucha fuerza y al abierto a lo que llaman su modelo del Islam político moderado, los EEUU lograron implantar en un país musulmán aunque laico en los hecho, fuerzas conservadoras y contrarrevolucionarias islamistas, modificando el curso de la insurrección en Túnez desde un buen ejemplo liberador hacia un mal ejemplo por su recaída dentro del sistema neocolonial con ésta vez el imperialismo yanqui al frente de las iniciativas, secundado por el viejo impero francés.

III – El Genio salió de la Botella
La lucha por la independencia y la soberanía continua

Decíamos, al despertarse de su mala sorpresa, las fuerzas imperialistas de EEUU y de la UE no han escatimado esfuerzos para tratar de recuperar y desvirtuar la gran hazaña del pueblo tunecino. Sus nuevos apadrinados, el movimiento islámico conservador Ennahdha era antes conocido por sus acciones terroristas violentas arrojando bombas a mansalva.
Al igual que la CIA fue la madrina de los Hermanos Musulmanes en Egipto en contra de Gamal Abd-Ennacer y su lucha antiimperialista, el propio gobierno tunecino había fomentado y alentado a los islamistas en 1968 y durante la década de los 70 para contrarrestar y hasta aniquilar al movimiento combativo estudiantil de izquierda en las universidades, en medios obreros y sindicales. Al apoderarse del campus universitario, los islamistas persiguieron particularmente a las mujeres que se negaban a llevar el velo islamista, agrediéndolas en ocasiones con acido clorhídrico en plena cara -acciones de hostigamiento criminal que ya volvieron a realizar en estos días a través sus tropa de choque, los salafistas. Luego ese mismo gobierno tuvo que combatir con fuerza a su propia creación que se les escapó de las manos al enardecerse los islamistas con pretensiones al poder del Estado.
Para solo indicar algunos datos del pasado terrorista de Ennahdha, en 1986 sus agentes arrojaron bombas simultáneas en hoteles costeros de Sousse et Monastir, matando e hiriendo varios inocentes turistas extranjeros y personal local. Esto también recuerda las acciones terroristas en Cuba de Posada Carriles. Hay constancia testimonial desde el seno mismo de Ennahdha que confirma las acusaciones en contra del actual secretario general y candidato al asiento de primer ministro, Hamadi Jabali, como autor intelectual y material de aquel criminal atentado por el cual fue juzgado y encarcelado.
Por la misma época, otro atentado por incendio en plena ciudad capital a Bab Souika destruyó por el fuego a un edificio matando un guardián e hiriendo gravemente a otro.
En 1987 y 1991 Ennhadha realizó intentos fallidos de golpe de estado con infiltrados dentro del Ejército.
Vivimos en un mundo extraño que anda al revés de cabeza: Un islamista terrorista de Ennahdha pretende ahora con arrogancia ser primer ministro en Túnez. Otro terrorista criminal internacional, Posada Carriles, está siendo protegido por la justicia y el gobierno de Washington; mientras los Cinco dignos combatientes antiterroristas cubanos sufren injustas condenas y son torturados. Recientemente, un conocido general genocida en Guatemala, Otto Pérez Molina, es electo presidente de la republica; y también otro fascista asesino está de presidente electo en Colombia.
En los meses que precedieron las elecciones para la asamblea constituyente, con el chorro de dólares y demás divisas recibidos abiertamente, facilitándole amplios medios logísticos, los diligentes agentes de Ennahdha se dieron afanosamente a la tarea diaria de visitar casa por casa suburbios y aldeas alejadas, comprando votos con efectivo y cestas básicas de comida. Ellos recorrieron el país de punta a punta en caravanas de autos alquilados. El blanco de sus recorridos son pobladores pobres, obreros, estudiantes islamistas y parte de la clase media empobrecida a los que brindaron autobuses para llevarlos a votar por ellos.
También abrieron sus puertas a antiguos miembros del partido ahora prohibido del régimen anterior. Si bien las elecciones fueron llevadas según testimonios de observadores nacionales e internacionales de forma ordenada y limpia (salvo algunas relativas irregularidades nada determinantes), todas las maniobras desde adentro y afuera del país y las transacciones sucias tuvieron lugar en los meses anteriores.
Hay que mencionar también las actividades febriles y al abierto de las embajadas francesas y de EEUU en el país. El omnipresente embajador yanqui llegó hasta improvisarse de observador en un buró de voto en los suburbios de la capital y luego salió en la televisión nacional como si fuera su propia casa ofreciendo con satisfacción su “informe” y saludando con énfasis la victoria del movimiento islamista Ennahdha.
He aquí un análisis de los resultados de las elecciones del 23 de Octubre por la Profesora Hédia El May, investigadora tunecina, profesora en la Universidad de Ginebra, Suiza.
La profesora El May afirma con transparencia matemática que “los tunecinos no son a favor de los islamistas”. Su artículo completo ha sido traducido del francés al castellano por nosotros (R. Sh).

“Tenemos que detenernos para ver de cerca los resultados de las primeras elecciones libres del 23 de Octubre, para darnos cuenta de éste hecho. Estos resultados arrojan varias sorpresas, según las siguientes observaciones.

1- Teniendo en cuenta los 7’500’000 electores, sólo 4’050’000 entre ellos se habían pintado el índice de azul! O sea, una tasa de participación limitada al 54% y no tanto el 70 o el 80% como lo habían anunciado algunos medios de prensa! Me parece que estos últimos porcentajes fueron calculados en base al número de los inscritos y no el de los electores efectivos. Sin embargo, al permitir participar al voto con sólo presentar la cédula de identidad, sin previa inscripción (lo que ocasionó varias irregularidades que fueron denunciadas!), la tasa de participación en relación con el número de los inscritos no tiene más sentido, pudiera haber superado el 100%!

2- En base a los 4’050’000 votantes efectivos, sólo 2’680’000 fueron aceptados para repartir los 217 asientos (en la asamblea). Por el modo de escrutinio adoptado y también el importante número de las listas presentadas, se cuentan 1’370’000 votos tan dispersos que de hecho fueron descartados, lo que representa 1 de cada 3 índices azules. ¡Qué despilfarro! Ocurre que estos votos perdidos eran mayormente ligados a las listas de los demócratas que no supieron reagruparse. ¡Qué pena!

3- Los votos no tenían el mismo valor: Para lograr un asiento, en Médenine (en el sur), sólo hacían falta 10’200 votos mientras se necesitaban 28’500 en Tùnez 2 (la capital), o sea casi 3 veces más! Hay que añadir el sistema de los votos restantes, algunos asientos fueron otorgados con sólo 2000 votos (caso de los partidos centristas CPR en
Sidi Bouzid y el PDP en Médenine)
4- Es así como los 4’050’000 votantes fueron repartidos de la siguiente forma:
• 1’500’000 votos para Ennahdha (movimiento islamista conservador)
• 345’000 votos para le CPR (partido centrista)
• 165’000 votos para Al Aridha (retoño del partido hoy prohibido del ex – gobierno)
• El resto, o sea 2’050’000 votos fueron repartidos entre los demás partidos y movimientos de los independientes. Suponiendo que haya que descartar 5 a 10% de esta suma, todavía quedarían 1’800’000 votos a favor de estos partidos e independientes, siendo ellos los demócratas y progresistas los que en definitiva y de hecho fueron los más representativos del conjunto de los votantes.
Sin embargo, observamos que la repartición de los asientos desgraciadamente no refleja estas diferencias reales producto de un desperdicio por la dispersión extrema de los votos, debido esencialmente a la falta de reagrupación de las fuerzas democráticas y progresistas – ¡espero que en el futuro aprendan la lección! De hecho, es así como Ennahdha acaba ganándose el 40% de los asientos.
5- Por último y no lo menos, entre los 4’050’000 votantes (y sin tener en cuenta los casos de fraude ya observados), queda constancia de 1’500’000 los que votaron para Ennahdha sea por convicción, por obligación o hasta por el famoso billete de 30 dinares recibido como pago por voto a su favor.
Ahora bien, si confrontamos estos 1’500’000 votos a favor de Ennahdha con los 7’500’000 electores, aquellos finalmente no representan más que una tasa del 20% del conjunto de los electores, o sea sólo 1 tunecino(a) de cada 5 votaron a favor de Ennahdha! Estamos pues lejísimo del triunfalismo anunciado y ahora manifestado ruidosamente. Sobre todo, estamos muy lejos de una supuesta mayoría!
Finalmente, no nos dejemos engañar por sus declaraciones abusivas en torno a las elecciones ni tampoco en relación a sus tesis retrogradas y sus llamadas “ideologías” (sic).”

En síntesis, acerca de la campaña electoral, diríamos primero que fue un hecho insólito ver brotar cada día un nuevo partido como por magia, sumando unos 120 hasta el punto en que electores confundidos no llegaban a decidir de su voto. Sus programas no tenían sustancia, salvo excepciones. En vez de un planteamiento y un debate acerca de los temas referentes a la asamblea constituyente objeto del voto, aquello se parecía a un supermercado de ilusiones por vender; algunos incluso proyectaban planes quinquenales sin fundamento. Sin embargo, el partido islamista puso la trampa desde el inicio a través de discursos encendidos en mosqueas y medios de comunicación acerca de la famosa identidad arabo-musulmana de Túnez. Al caer en la provocación, el bando de los llamados “modernistas” –un eufemismo usado por la burguesía e la intelectualidad occidentalizada–, se lanzó en diatribas continuas en contra del islamismo como abuso del Islam y a favor de la laicidad. Sin embargo, muchos oyeron laicidad versus Islam. Era precisamente lo esperado por Ennahdha para lanzar su anatema, estigmatizarlos como ateos decadentes vendidos al occidente, renegados y continuadores del régimen derrocado.
Muchos de los electores que votaron por el Ennahdha confiando en que son portadores de los valores universales del Islam, creyeron con buena fe que éste movimiento iba a demostrar honestidad e integridad, cerrando precisamente el camino sin retorno al pasado. En su ingenuidad, estos electores no se percataron de la fundamental vacuidad de ese movimiento reaccionario a favor del neoliberalismo al igual que el régimen derrocado. Ennahdha en realidad enarbola el Islam como cortina de humo, precisamente por ser carente de una ideología estructurada y un programa propio de gobierno, aunque por ahora se trata de otro gobierno de transición que debe suceder al actual durante la elaboración de la nueva constitución. Dentro de esa cacofonía a falta de debate esclarecedor, quedó sin voz el pueblo insurrecto en las calles que llamaba al cambio, enarbolando fotos del Che, echando gritos de lucha contra los opresores imperiales y para salvar a la patria.
Al conocerse los resultados de las elecciones muchos de los privilegiados en medios urbanos se dejaron cegar por el triunfalismo de Ennahdha y la arrogancia de sus militantes barbudos en las calles hostigando mujeres sin velo; cuando en realidad, como lo destaca la Profesora Hédia El May, ese movimiento ni es mayoritario con solo 1 voto a su favor sobre 5 electores, ni mucho menos hegemónico, y que debe su éxito producto precisamente de votos dispersos de una mayoría de votantes. Con todo, algunas de esas familias con pánico han preparado sus maletas para salir del país acompañando a muchos extranjeros. Mientras en los corredores, los partidos centristas están afanados negociando con Ennahdha algún puesto ministerial.
Dentro de un año, después del referéndum acerca de la nueva constitución, tendrán lugar las elecciones legislativas para la nueva asamblea nacional, las regionales y municipales. Como nos urge con razón la Profesora Hédia El May, las fuerzas democráticas y progresistas han de cerrar filas esta vez con firmeza para lograr una verdadera representatividad de los electores, reivindicar la voluntad mayoritaria del pueblo insurrecto a favor del cambio sociopolítico e institucional.
En esa oportunidad pues, el pueblo en general podrá descubrir en los hechos que cuando en su rebeldía de calle exige el cambio, el movimiento Ennahdha desde el poder del Estado impone la continuidad y restauración del régimen anterior, business as usual, con la misma fallida economía dependiente del neoliberalismo. A su vez, los electores ingenuos que votaron por Ennahdha y a favor del cambio se darán cuenta ese día del terrible malentendido.
Cuentas y convergencias
Las fuerzas imperiales llegaron rápidamente en retomar la iniciativa, reajustar sus políticas y saldar algunas cuentas con la burguesía parasitaria: al perder un dictador leal, improvisan nuevos servidores. Por una parte, ellos necesitan ahora imponer un régimen capaz de anestesiar tanto las poblaciones del interior que se sublevaron -los olvidados y los condenados de esta tierra en las llamadas regiones de la sombra en oposición a las costeras donde se vende barato el sol y la arena del mar a los turistas extranjeros-, como los obreros y franjas de clase media en proceso constante de pauperización y rebeldía.
Por otra parte, la burguesía es calificada de parasitaria por el hecho de carecer de medios económicos de clase. Ella surge en base al poder colonial para ocupar los puestos de servicios. Nació dependiente de la metrópolis, amaestrada con la cultura y la lengua del colonizador, su modo de vida decadente y hasta su laicidad. Su destino está ligado al sistema neocolonial. Al verse desestabilizada y amenazada en sus intereses vitales por el propio régimen del cual representa la base social y al que había apoyado por 55 años, la burguesía sorpresivamente salta la talanquera y se refugia con pánico del lado de las fuerzas populares en la calle. En este desbordamiento oportunista y con esta movida fatal radica su “traición” desde el punto de vista de las potencias occidentales que no podrán más confiar en ella, aunque todavía se podrá utilizarla como la quinta rueda. Es así como las fuerzas neocoloniales sacrifican a la burguesía parasitaria, quedando ésta prácticamente fuera de juego en los comicios electorales en Túnez por más que trató en su gran desespero de pintarse de modernista, social demócrata, progresista, y hasta independiente.
El pueblo oprimido desde el tiempo de la colonia siempre se agarró con cierta desesperación de su identidad arabo-musulmana a través de la lengua y los rituales culturales. Es obvio el nuevo cálculo cínico de las potencias occidentales: una vez desacreditada la burguesía, se trae al frente del nuevo escenario político al movimiento islamista Ennahdha, absuelto su pasado de violencia terrorista, para cumplir con la operación anestésica de las fuerzas de cambio. Desde Londres, Paris, Roma y Argelia se rescata Ennahdha con su tropa de choque salafista Es así como se asegura a bajo costo el relevo del régimen derrocado.
El mismo escenario se aplica en Libia cuando la OTAN trajo de Afganistán vía El Qatar elementos terroristas islamistas de Al Qaeda para servir como mercenarios dóciles y jefes militares. El representante del llamado consejo nacional de transición, “día de la victoria” en Trípoli, proclamó la Charia islámica y la restauración de la poligamia como base de la nueva constitución libia. ¡Nada casual!
Existen más motivos de convergencia de intereses entre el movimiento Ennahdha y las fuerzas del imperialismo global. Aquellos se definen primero no tanto como patriotas tunecinos, sino como islamistas y seguidores fieles de los Hermanos Musulmanes de Egipto –originariamente creados, repetimos, por la CIA en contra de Gamal Abd-Ennacer–, los cuales dicho de paso están en vías de adoptar la misma componenda de mano de los EEUU.
El objetivo estratégico declarado de Ennahdha es aglomerar a todos los movimientos islamistas sunitas –con franca oposición a los chiitas, los precisamente que llevan la lucha frontal antiimperialista–, con fuerte apoyo financiero y logístico de Qatar y Arabia Saudita, en un amplio movimiento global transnacional.
Tanto esta distanciación sociopolítica hacia la patria y su territorialidad como el antagonismo con los chiitas, convienen perfectamente a los intereses del imperialismo global y sus multinacionales que buscan afanosamente por una parte destruir a los chiitas combativos y por la otra, fragmentar incluso mediante guerras abiertas la unidad de naciones y debilitar al Estado-nación. En una entrevista televisiva, cadena nacional, el jefe de Ennahdha reconoce sin decencia y con sonrisa maliciosa que su movimiento se satisface de la convergencia de intereses con los EEUU y la UE. Pasó bajo silencio la representación casi clandestina de Israel con una oficina en la capital al frente de sospechosos intereses políticos e intercambios comerciales. El afirmó claramente que su movimiento en lo fundamental se proyecta dentro del marco mundial global de un pan-islamismo sunita; a la vez reconoció tácitamente recibir sustanciales medios financieros de Oriente y Occidente.
Tanto los islamistas como los demás partidos “centristas” carecen de ideología, de liderazgo o de algún proyecto de país. Ninguno de ellos formó parte del movimiento insurreccional. Los llamados partidos de extrema izquierda están desconectados de la realidad local y sus debates ideológicos caben mejor en alguna plaza europea. El vacío desde siempre tanto de una ideología de lucha, de un liderazgo popular prestigioso como de fuerzas de la sociedad civil, ese gran vacío ha sido propicio para facilitar las maniobras neocolonialistas y preparar el lecho para entronar los islamistas apoyados tanto de Oriente como de Occidente.
Vale recordar que el Islam practicado en Túnez, contrariamente a todos los demás países de religión y cultura musulmana, ha sido carente de dogmatismo, simplemente es parte del tejido sociocultural aliado en muchos casos a un comportamiento laico, tolerante de otras culturas y religiones judía y cristiana. También, la famosa excepción tunecina radica en asociar el Islam con los derechos humanos inalienables de la mujer. Este hecho es un verdadero orgullo de nuestro pueblo y se ha manifestado al abierto con las mujeres heroicas, todas edades y creencias confundidas, en las calles durante las semanas de la insurrección.
Sin embargo, nada más sorprendente que ver hoy en día deambular por las calles hombres con barbas largas, cabello rasurado y vestidos amplios afgani y mujeres totalmente cubiertas de negro como en Arabia Saudita. Si bien la burguesía colonizada optó por asimilarse a los modos europeos –incluso dejando vergonzosamente de lado con desdén el idioma nacional-, a su vez, el estilo mimético de estos islamistas a imagen de un Oriente decadente y passeista no es menos foráneo y chocante. Los unos como los otros demuestran el impacto todavía vigente del desarraigo sociocultural ligado a la desestructuración sociocultural por el colonialismo. Vivimos todavía al cabo de varias generaciones ese impacto destructor de la invasión colonial a finales del siglo XIX, con la gran dislocación del tejido sociocultural a todos niveles de la vida nacional, lo que sigue manteniendo ese gran vacío propicio al estado neocolonial.
Algunos se preguntan qué apetito atrae a los EEUU en un pequeño país africano sin recursos naturales. La misma pregunta se sigue planteando ciegamente acerca de Cuba. A pesar de la gran diferencia de historia entre estos dos pequeños países –siendo Cuba un peñón de granito donde se estrelló el imperio yanqui en Girón y en tantos otros escenarios de lucha, el pueblo de Cuba con su extraordinario e histórico ejemplo de dignidad, de solidaridad y de resistencia férrea en la propia nariz del imperio más poderoso–, diríamos simplemente que en nuestro caso obviamente le preocupa EEUU el ejemplo altamente contagioso de dignidad de Túnez insurgente.
Saliendo de su sorpresa, tratan de cambiar forzosamente el ejemplo tunecino a su modo. No les importa imponernos las fuerzas retrogradas islamistas con historial terrorista de Ennahdha y sus tropas de choque salafistas a cambio de una fallida burguesía occidentalizada, con tal de asegurar sus intereses geopolíticos en la región, los de su base off shore Israel, y por supuesto su acceso abierto a nuestra economía neoliberal dependiente por parte de las multinacionales. Luego, como se sabe, desde hace décadas ellos tienen fuertes aliados sunitas desde Turquía hasta los risuelos árabes del Golfo e irreconciliables enemigos chiitas con Irán al frente. Al fallar estrepitosamente sus intentos en Irak y Afganistán, les interesa ahora con más afán aún hacer de una Túnez “sunita” su propia vidriera “democrática” con un régimen islamista moderado.
El tema del Islam es amplio y su uso político a través de los siglos ha tenido varias facetas desde un aspecto liberador y estructurador, creador de un Estado-nación en la Península Arábica en el siglo VII, hasta su uso y abuso por las invasiones, opresión brutal, enajenación sociocultural y atraso en todos los aspectos de la vida de varios pueblos. El mismo cristianismo abrió otrora esta misma senda. Teniendo en cuenta el hecho patente de que el Islam es parte simbiótica del tejido sociocultural, con valores éticos universales, es tiempo ya para que surjan desde adentro de las sociedades musulmanas estudios teóricos y una praxis sociopolítica consecuente desde el punto de vista de un Islam de la liberación.

En última instancia y para no concluir, ahora que el genio salió de la botella, le toca todavía al pueblo oprimido y engañado seguir luchando aún más para rescatar la grandeza de su gesta insurreccional, para encontrar y recorrer juntos las grandes alamedas que llevan a su objetivo de cambio necesario. De este modo habrá recuperado su imagen prometeica.

Para esta meta es preciso forzar el destino, como exigía con voz clara nuestro Abul-Kacem Echâbbi, poeta patriota y joven rebelde. Hemos de seguir contribuyendo a la lucha del pueblo unido a través de un Gran Polo Patriótico para derrotar a nuestros enemigos de adentro y afuera. Esta larga marcha iniciada por generaciones pasadas, exige todavía el concurso firme y decidido de más generaciones hasta alcanzar nuestra irrenunciable verdadera soberanía.

La lucha por la independencia continua.